Últimas Noticias Logo

Caracas, 17/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Reinaldo Quijada Gracias, Hugo…

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

REINALDO QUIJADA | 11/08/2012 06:07:47 p.m.
Gracias, Hugo…
Se las dio Lula cuando reconoció todo lo que ha hecho por AL.
Ahora parecieran dársela, Dilma, Cristina y el Pepe Mujica, al propiciar el ingreso de Venezuela al Mercosur. Esta relación fraterna y solidaria es atípica en la política. En el mundo, uno ve que los Jefes de Estado de los países europeos actúan por oportunismo y son alcahuetes de los Estados Unidos. Japón prefiere la política de “pasar agachado”. China y Rusia, aunque a veces son aliados de nuestros países, privilegian el pragmatismo. La amistad no es común en la política, los intereses y la hipocresía es lo usual. 

Lo que han logrado hacer, en lo político y lo social, estos presidentes “que se parecen a sus pueblos”, a los cuales habría que sumarle, Evo, Rafael, Raúl y Daniel no es poca cosa.

El entorno económico dentro del cual se desarrolla el Mercosur es otra historia. La realidad económica mundial es dura e implacable. La globalización es un hecho incontestable. Al igual que el creciente y avasallante poder de los grandes conglomerados económicos mundiales. Es necesario conocer que la agricultura y la agroindustria de Brasil, Argentina y Uruguay están controladas por transnacionales agroalimentarias como Bunge, Cargill, Dreyfus, ADM, Unilever, Danone, Kraft, Fonterra, Nestlé y algunos grandes grupos económicos locales. Venezuela, para ellas, será sólo un nuevo mercado. Realidades brutales. Daremos algunos ejemplos. La cooperativa argentina Sancor, a la cual Venezuela le ha dado ayuda económica, hoy día está en las manos de la transnacional neozelandesa Fonterra que actúa como “trader exclusivo” de sus productos. La misma Fonterra y la transnacional suiza Nestlé establecieron una alianza 50/50, conformando la empresa Dairy Partners of América (DPA), para buscar monopolizar el mercado lácteo continental, desde Alaska a la Patagonia, desde el estrecho de Bering hasta la Tierra del Fuego. La negociación de soya argentina, brasileña o boliviana requiere agarrar un teléfono y hacer llamadas a los Estados Unidos. Realidades. ¿Esto le resta valor al ingreso de Venezuela al Mercosur? En lo absoluto pero es indispensable no obviar estas realidades y actuar en conocimiento de ellas.

La política audaz debe ser capaz de torcerle el brazo a la economía mezquina. Otra tarea revolucionaria.

unidaddelpoderpopular@gmail.com

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad