Últimas Noticias Logo

Caracas, 19/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Pompeyo Márquez El único

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

POMPEYO MÁRQUEZ | 25/07/2012 07:09:17 p.m.
El único
El único gobernante en América Latina, y por extensión en el mundo, que busca destruir el capitalismo es Hugo Chávez. En su imaginario sigue pensando en dos mundos, tesis que quedó sepultada en 1956 al declararse que había un solo mundo y que en consecuencia se debía establecer la coexistencia pacífica y descartar una tercera guerra mundial que destruiría el planeta.
El derrumbe del llamado mundo socialista, sin dispararse un tiro, vino a reforzar esta tesis. La opción propiamente comunista constituyó un fracaso a lo largo de 70 años, y la llamada “socialista” se convirtió en un horror de torturas y crímenes. El socialismo estatista, centralista y sin libertades públicas está de antemano desechado por el fracaso obtenido. 

En 1978, los chinos hicieron tres grandes reformas: convertir una economía centralizada en descentralizada, una economía rural en urbana, y romper el aislamiento del gran país asiático en la esfera internacional, insertándose en ella. Esas tres grandes reformas que con continuidad han llevado a China a ser la potencia mundial que es hoy.

Otro hecho digno de destacar es el de Lula, quien dijo con orgullo que había recibido la décima economía del mundo, y dándole continuidad a las políticas de Fernando Henrique Cardoso convirtió a nuestro vecino del Sur en la potencia capitalista que hoy es.

En todos los casos citados -podría traer a colación varios mas-, fue decisivo el impulso estatal y de la iniciativa privada nacional e internacional. Es una constante capitalista invariable.

En el caso de Venezuela, estos no son errores casuales los que se cometen, sino de concepción. La manera simplista como se muestra algo de lo que se produce como fruto del socialismo, raya con el ridículo.

De seguir predominando estas ideas, Venezuela irá derechito al barranco. Por tanto hay que detenerlo, y tenemos la posibilidad el 7 de octubre de hacerlo electoralmente. Abrirle al país la senda del progreso, de la democracia, de la libertad, de la justicia social. Capriles encarna tales aspiraciones y su victoria produciría un vuelco sensacional de esta realidad dominada por falsas creencias. No es poca cosa lo que está en juego en este debate electoral, atípico, con cadenas, con el más grosero ventajismo oficial de que tengamos noticia. El sentimiento de cambio es muy grande, la cuestión radica en transformarlo en votos a favor de Capriles Radonski.

Dirigente Político

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad