Últimas Noticias Logo

Caracas, 25/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Maryclen Stelling El efecto JPB

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 1 (1 voto(s))

 

MARYCLEN STELLING | 05/05/2011 09:10:17 p.m.
El efecto JPB
La detención por el Gobierno venezolano de Joaquín Pérez Becerra y posterior deportación a Bogotá, a petición de Colombia, ha generado una suerte de terremoto en la izquierda internacional y en seguidores nacionales del proceso bolivariano
Asombro e incredulidad, indignación y rechazo, seguidos de una gran variedad de interpretaciones, desde la más absoluta condena y consideración de la traición hasta el apoyo incondicional rogando por el "cuido" a la "Revolución Bolivariana" ante un enemigo "brutalmente poderoso".

¿Por qué la deportación de JPB ha causado ese profundo efecto a lo interno del proceso y en los escenarios internacionales? Políticos, intelectuales, analistas y fundamentalmente las organizaciones de base juzgan lo sucedido, buscan las causas y evalúan el futuro del proceso venezolano y sus efectos en la región y el mundo. La celeridad de la actuación del Gobierno venezolano, aparentemente complaciendo una llamada del Presidente colombiano, colocó en el candelero la figura de Chávez en tanto presidente de la República, líder de un proceso nacional y regional y, en tanto figura mundial, suerte de ícono de una izquierda culta. Un largo silencio informativo de 72 horas, que parece confirmar las hipótesis más negras, finaliza ante un comunicado oficial que afirma el "compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado", del Gobierno venezolano. Se etiqueta así a JPB como terrorista.

Los efectos de la deportación se agravan y dan pie a interpretaciones internacionales que perciben en "este caso algo más siniestro aún" y advierten "un futuro negro para los luchadores venezolanos".

La discusión se centra en el dilema de la conveniencia de "detener o no detener a Pérez Becerra". Se supone un acuerdo de negociación en tanto "proceso conjunto en el cual cada uno" -Venezuela y Colombia, Chávez y Santos- "intenta lograr, a través de la persuasión, más de lo que podría obtener actuando por su propia cuenta". ¿Qué se negoció? ¿La entrega de JPB representaba la mejor alternativa a un acuerdo negociado? En el tapete, nuestra histórica capacidad de negociación ante las habilidades de los colombianos.

La deportación de JPB parece ser el resultado de una racional evaluación costo-beneficio en detrimento de fundamentales factores ideológicos.

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad