Últimas Noticias Logo

Caracas, 20/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Mariadela Linares Sicariato continental

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

MARIADELA LINARES | 28/06/2012 08:00:29 a.m.
Sicariato continental
La emboscada que le tendieron al paraguayo Fernando Lugo debe servirnos de advertencia
La derecha ya no está con cuentos; el patio trasero se izquierdizó y los poderosos sienten que están en riesgo las riquezas que garantizan no sólo la energía del mañana, sino también el agua del futuro.

Así como los adecos inventaron la figura del “desaparecido”, para deshacerse de personas “incómodas” sin juicios ni trámites judiciales engorrosos, tenebrosa práctica que se expandió con saldo horrendo hacia el sur del continente, Álvaro Uribe patentó los no menos criminales métodos del paramilitarismo y el sicariato. Ahora, el modelo uribista ha sido copiado con distintos fines: para resolver asuntos personales, pasionales, comerciales, hasta llegar al que le dio origen: la factura política.

Detrás de los movimientos indígenas contra Evo Morales, el más indio de los presidentes latinoamericanos, hasta la feroz campaña mediática contra Rafael Correa, que es un calco que supera ampliamente a su original con sello venezolano, tras todas las acciones que tiendan a desestabilizar a los gobiernos progresistas del continente, debe estar la mano del Mossad y del Departamento de Estado gringo.

A la rancia oligarquía paraguaya se le coló un exobispo que llegó a la Presidencia, y que no tardó en manifestar su simpatía por Chávez y sumarse al concierto de las naciones suramericanas que quieren un destino soberano e independiente de EEUU. Prácticamente desde el mismo inicio de su mandato, comenzaron los sabotajes a su gestión, que tienen en la negativa del ingreso de Venezuela a Mercosur una de sus expresiones más recalcitrantes.

Aun cuando pretendamos marcar distancia de la situación de Lugo, argumentando su debilidad por no contar con asidero parlamentario ni fortaleza militar, debemos vernos en ese espejo. Siempre habrá una excusa: nos visite o no Ahmadineyad, deportemos o no narcotraficantes, se implementen las misiones que sean, seguiremos siendo una piedra en el zapato gringo. Allá en Paraguay, un súbito enfrentamiento le torció el rumbo al Mandatario. Atentos, pues, a todos los recovecos por donde se nos pueda colar el sicariato continental.

Comunicadora social

 
Últimos artículos

Publicidad



Publicidad