Últimas Noticias Logo

Caracas, 21/12/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Luis Fuenmayor Toro Una política siniestra

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

LUIS FUENMAYOR TORO | 27/12/2011 09:39:07 p.m.
Una política siniestra
Ante la gran cantidad de agresiones contra las universidades del país, causadas por distintos entes oficiales y por grupos "revolucionarios", la gente se pregunta sobre las razones que las explican
Y no es para menos. Que en la UCV unos delincuentes motorizados invadan el Aula Magna, destrocen edificaciones universitarias, quemen vehículos de la institución, lancen bombas lacrimógenas, todo ello para sabotear un proceso electoral estudiantil cuyos resultados fueron adversos a los sectores oficiales, actuando impunemente ante la total inacción de los cuerpos policiales, parece insólito en un gobierno revolucionario.
Que dos días después, los mismos forajidos obliguen a una nueva suspensión en las dos escuelas donde se repetía el proceso, ya sobrepasa los límites del asombro. Alguien podría decir que son estudiantes violentos y desadaptados, que imponen su voluntad validos de la ineficacia policial. Pero estos hechos no son aislados. Se ejecutan con frecuencia en todo el país. Así, los terrenos de la Estación Experimental de San Nicolás de la Facultad de Agronomía de la UCV fueron invadidos por falsos campesinos sin tierras, quienes se apropian de espacios para la formación agrícola y la investigación alimentaria. 

Pero aquí no terminan los hechos. La ULA acaba de ser "legalmente" despojada de 13 hectáreas destinadas a proyectos vitales: El Hospital Universitario de Los Andes, la Facultad de Odontología, edificios de las facultades de Medicina y Farmacia e instalaciones deportivas. Algún profesor pro Gobierno dirá que por años esos proyectos no se iniciaron. Pregunto: ¿Y quién está obligado a financiar los mismos? ¿Pueden hacerlo las universidades sin gastos de inversión en sus presupuestos? Imagino que cuando Guzmán Blanco despojó a la UCV de las haciendas que le diera el Libertador y de las casas dejadas por Vargas a su muerte, hubo algún traidor universitario que en su cobardía adulante buscó razones para justificar el exabrupto cometido. 

Estas agresiones, también presentes en los gobiernos adeco-copeyanos, le dan oxígeno inmerecido a una rectora y a su delfín, e indican que la política educativa superior siempre ha sido la de no crear ni permitir la existencia de universidades calificadas en Venezuela. Así de siniestro.

Exrector de la UCV

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad