Últimas Noticias Logo

Caracas, 01/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Laura Antillano La cultura escolar

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

LAURA ANTILLANO | 30/04/2011 08:12:28 p.m.
La cultura escolar
En estos días, que han correspondido a la Semana del Libro en las escuelas, hemos descubierto un maravilloso centro de investigaciones en Soria, España, dedicado a la cultura escolar
El Centro Internacional de la Cultura Escolar (Ceince) abarca desde los manuales utilizados para la tarea de enseñar en las escuelas a través de la historia de la humanidad hasta "el conjunto de prácticas (cultura empírica), formaciones discursivas (cultura teórica) y construcciones normativas (cultura política) que informan y regulan las instituciones educativas".

Ese lugar me ha despertado una enorme curiosidad, mirándolo desde la perspectiva histórica y descubriendo lo que se destina en ese centro a la investigación del hoy, situado en el mundo digital, y las posibilidades que tienen los niños de hoy en relación con los del pasado.

Esta reflexión me ha movido al observar la movilización que se produce en las escuelas, con actividades como la Semana del Libro.

Generalmente, les huyo a esos acontecimientos porque creo que algo tan importante como la lectura se vuelve un acontecimiento de efemérides, se revuelven fechas de nacimiento y muerte de escritores idolatrados, se hacen carteleras de papel lustrillo y foami, y se repiten montones de frases "hechas".
 
Este año he mirado el asunto desde otra perspectiva, y creo que el empujón que da el carácter de no quedarse fuera del jaleo, lleva a todos (maestras, directivos, niños y niñas, padres, personal administrativo y hasta vecinos) a involucrarse en algo en relación con libros, lecturas, escritores.

Un proceso de fusión entre la eventualidad teatral y el cumplimiento del deber patrio revolvió la historia y la lengua, el lucirse y el cumplir con los preceptos del emulado Bicentenario y quedó a flor de piel la interculturalidad y la capacidad de la memoria, que resguarda y compara.

Me gustó escuchar a jóvenes liceístas actuando como intérpretes de heroínas patrias, algunas de las cuales son ahora más producto de la invención en sus detalles que veraces representantes de la gesta emancipadora; pero justamente el estudiarlas, investigarlas y revivirlas las convirtió en seres de carne y hueso, hermosas en audacia y elocuencia.
 
Encontré un pequeño de 7 años, con su elaborada exposición sobre la vida de Negro Primero, montado en un caballito que más parecía una piñata, pero con una pasión y una seguridad que hasta la caída del caballo de papel nos resultó conmovedora.

Vimos el desfile de Aquiles Nazoas y Manzanitas, de Quijotes con sus Sanchos y Padres Madariagas con Andrés Bellos en cofradía solidaria, disfrutamos de los golpes de tambor y el baile, con la irrupción de una Teresa de la Parra de unos 12 años, quien entre pícaras miradas nos habló de aquella señorita de los años veinte, con hincapié en sus ideas de emancipación femenina.

En medio de todo eso reflexionaba pues, en este asunto de la Cultura Escolar y en la necesidad de preguntarnos, desde el espacio de la escuela y el entorno dinámico del día a día, en qué tanto tenemos que revisar y rehacer, desde una perspectiva multidisciplinaria.

La preservación de la memoria nos ayuda a saber quiénes somos, y cito a la gente del Ceince al señalar que "construimos nuestra cultura escribiendo y borrando, como en los juegos de arena, los contenidos del recuerdo".

Porque se trata de decantar, pero debe ser en función de las demandas que exige la búsqueda de futuro, teniendo la apertura y la creación como herramientas interpretativas.
lauraantillano@terra.com

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad