Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Juan Páez Ávila El sueldo de los militares

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

JUAN PÁEZ ÁVILA | 31/10/2011 09:54:00 p.m.
El sueldo de los militares
En un país en el que la inflación es la más alta del continente americano y la segunda más elevada del mundo, el aumento del 50% al sueldo de los militares ha provocado una importante discusión, a su favor, entre los venezolanos que conocen los efectos del alto costo de la vida y saben por experiencia personal que tanto los militares como otros profesionales que sirven a la administración pública han soportado un serio deterioro en su nivel de vida.
Lo que se considera inaceptable es que se aumente únicamente a los integrantes de la Fuerza Armada y se les niegue la homologación de sueldos a los profesores universitarios, para citar un ejemplo conocido, que todos los años plantean el cumplimiento de una norma que tiene carácter de ley, y de la mayoría de los empleados públicos que protestan porque no reciben aumento de sueldos y salarios ni se discute la contratación colectiva.


El otro aspecto del decreto del Presidente que forma parte del debate nacional, es la manipulación política que pretende hacer el Jefe del Estado con dicha medida, al hablar de sus militares como si tratara de un rebaño reclutado para servir al jefe máximo y no de una nación independiente, tal como lo establece la Constitución Nacional. Lo que en el fondo es un decreto discriminatorio, puede tener como objetivo no sólo crear un enfrentamiento artificial, por lo falso, entre militares y civiles, sino también callar algunas voces críticas que se expresan en el mundo militar contra la intervención de militares cubanos que realizan labores de inteligencia en los cuarteles del país.


De allí que ese aumento de sueldos exclusivamente a los militares, visto económicamente como justo para adecuarlo al costo de la vida, políticamente es observado como un intento de "bozal de arepa".


Y para completar el carácter discriminatorio del decreto, que expone a los militares a un debate y a una crítica indeseable para la armonía que debe existir entre los integrantes de una institución fundamental del Estado y quienes forman parte de otras instituciones públicas, el Comandante Presidente decreta que los militares podrán comprar vehículos y vivienda sin pagar cuota inicial, reconociendo de paso que ni con el aumento de sueldos podrían cancelarla, extiende el descontento y la indignación hasta de miles de profesionales que tampoco pueden hacerlo con sus magros o deficitarios ingresos. 
Periodista

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad