Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas José Guerra Dichos de Maduro

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

JOSÉ GUERRA | 17/03/2013 08:50:05 p.m.
Dichos de Maduro
Cualquier aspirante a la Presidencia de la República debe tener un mínimo de sentido común
Cualquier aspirante a la Presidencia de la República debe tener un mínimo de sentido común. El Presidente es el ciudadano con mayor responsabilidad de la nación, es una especie de guía moral y de referencia para el país. Nadie le está pidiendo a Maduro que exhiba credenciales académicas. Lo que se le exige es sentido común. 
Maduro en medio de la euforia electoral ha dicho un conjunto de barbaridades que no calzan con su figura de Presidente encargado. Así, después de la devaluación del bolívar de 46,5%, decretada por el Gobierno que él preside, afirmó que "este ajuste cambiario es para fortalecer el bolívar", cuando en realidad era todo lo contrario porque devaluar una moneda es justamente quitarle valor. Posteriormente, el 10 de marzo de 2013, afirmó que "el chavismo ya había nacido en la lucha contra Pérez Jiménez". Cuando Pérez Jiménez fue derrocado en 1958, el presidente Chávez apenas tenía tres años de edad. Mayor adefesio histórico es inaceptable en una persona que se plantee dirigir a Venezuela. Su otro error fue salir ese mismo día en defensa del comunismo en un acto del PCV. El comunismo fracasó históricamente. Pero la cómica mayor de Maduro fue lo que dijo con motivo de la elección del nuevo papa Francisco, el cardenal Bergoglio. Afirmó Maduro: "Nosotros sabemos que nuestro comandante ha ascendido hasta esas alturas y está frente a Cristo. Alguna cosa influyó para que se convoque a un Papa suramericano, alguna mano nueva llegó y Cristo le dijo: Bueno, llegó la hora de América del Sur". Luego indicó que "nos parece que en cualquier momento Chávez convoca una constituyente del cielo para cambiar la Iglesia en el mundo y que sea el pueblo, el puro pueblo de Cristo, el que gobierne el mundo". Esto generó aplausos entre quienes escucharon semejante perorata. Estas declaraciones han dado la vuelta por el mundo y han puesto a Venezuela como un pueblo ignorante, cuando no lo es. 
Uno puede entender que una persona sirva a otra y que deje de ser ella para transfigurarse en esa otra, pero es el colmo que se pueda llegar al absurdo de afirmar que el fallecido presidente Chávez haya influido en la elección de un papa o que pretenda, ya muerto, cambiar la Iglesia católica, una institución que tiene más de dos mil años. Pero estas afirmaciones, que causan asombro por lo disparatado, en realidad son una ofensa al pueblo que sigue al presidente Chávez, el cual es degradado con afirmaciones de ese tipo. Cuando haya pasado suficiente tiempo y la gente reflexione con más ponderación se podrá valorar la aventura que puede significar elegir a una persona de ese tipo como Presidente.
Economista


 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad