Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/11/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Isabel Rivero Seguro: una experiencia compartida

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ISABEL RIVERO | 22/06/2012 07:33:33 p.m.
Seguro: una experiencia compartida
Definitivamente, los venezolanos tenemos un gran problema que resolver
Se habla mucho, pero, urgentemente, se necesitan medidas drásticas para solucionarlo. Se trata de la delincuencia. En concreto, el modo de operar de los delincuentes de subirse a las camionetas de transporte público para atracar.

La historia personal que voy a narrar seguro es una experiencia compartida. En la avenida Andrés Bello hay una parada donde está la iglesia que está junto al colegio de los Salesianos. Ahí, se toman los autobuses que van a la libertador, ruta Chacao, como los que pasan por toda la Andrés Bello y llegan hasta Chacaíto, en sus variadas recorridos. Es frecuente que los ladronzuelos tomen este sitio para robar a quienes hacen uso diario de esta clase de transporte, con pocas opciones para desplazarse. 

El atraco ocurre más o menos de la siguiente manera. Se suben tres ladrones que se ubican dos atrás y uno adelante. Obligan al conductor a que se desvíe, por lo menos, los que van por La Andrés Bello. El camino perfecto es la avenida Libertador, prácticamente, sin protección policial. 

Seguidamente, el que está cerca del conductor a quien se encañona pide que le entreguen las pertenencias. Alerta que si se resisten pueden perder la vida. Medio o muy nervioso el ladrón delantero, empieza a pedir que le den lo que cargan encima. Los que están atrás hacen lo mismo. Una vez que tienen lo que buscan, ven dónde se pueden bajar, sin despertar sospechas. Entre Colegio de Ingenieros y Plaza Venezuela, antes de tomar la Libertador, después de que los atracadores obligan a sus víctimas a agacharse, para que no vean donde se van a bajar, se convierte en la parada perfecta de estos delincuentes. 

Entonces, se bajan los rateros de camino. El robo se ha consumado. El conductor no sale de su desconcierto. Los pasajeros menos aún. Se planifica una improvisada única parada en Chacaíto. Después que se notifica lo ocurrido y se habla de otra camioneta que acogerá a los desconcertados pasajeros sin sus posesiones.

Para concluir, para que tomen las acciones pertinentes, hago un llamado a quienes tienen en sus manos velar por la seguridad de los ciudadanos: un derecho constitucional. Entonces, sin excusas, de modo apremiante, hay que garantizarlo.

Escritora


 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad