Últimas Noticias Logo

Caracas, 21/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Isabel Rivero Infidelidad femenina

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 5 (1 voto(s))

 

ISABEL RIVERO | 25/05/2012 06:10:00 p.m.
Infidelidad femenina
Hace un par de años, hablar de infidelidad femenina era un tabú
En el presente, ser infiel no es un asunto de género sexual, pero parece que todavía las razones para serlo que cada uno tiene siguen siendo diferentes. Por lo menos, por lo general, se mantiene que las mujeres suelen faltarle a su pareja cuando ya no lo aman, o también por revancha, cuando descubren que ellos les han sido infieles, sin muchos arrepentimientos.
Otras féminas ni saben qué las lleva a la infidelidad, porque los motivos no se detectan con tanta facilidad. Hay situaciones que tienen secuelas en un pasado más o menos lejano, como nuestra infancia. Cómo ha sido esa etapa de nuestra vida influye en la relación de pareja que tengamos, ya que hay quienes son incapaces de mantener una vínculo estable, porque no han saldado algo que viene de sus años pueriles, como un padre ausente y una madre resignada que se había acostumbrado a la ausencia de su compañero sentimental.

Asimismo, se ha dicho mucho que la mayoría de las mujeres eran infieles cuando dejaban de amar, que cuando traicionaban a su compañero sentimental el sexo no estaba de por medio, sino falta de cariño o de atención; pero no siempre es de ese modo, porque cada mujer es única y trae un pasado lleno de vivencias en que muchos asuntos pueden quedar inconclusos, junto con decepciones y modos de vida que van transformado a quien actúa de un modo que tiene una razón de ser y que tiene un pasado que necesita ser sanado. 

Lo cierto es que, cuando ronda el pensamiento de ser infiel porque hay sentimientos de insatisfacción que se han conversado sin que una solución se haya materializado en el horizonte, es preferible proferir un adiós definitivo antes de buscar excusas para, de esa manera, actuar, que lleven a justificar un romance clandestino, sin muchos pesares ni tampoco dolores de cabeza. 

Por consiguiente, cuando las emociones han cambiando del amor al desamor, es mejor hablar con sinceridad antes que lastimar a quien ha vivido y mucho compartido durante un tiempo considerable para, si no hay solución, dejarle la puerta abierta, y así encuentre la felicidad en otros brazos mientras se tiene la oportunidad de hallar en otra persona lo que, en la vida en pareja, siempre se ha anhelado.

Escritora


 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad