Últimas Noticias Logo

Caracas, 23/07/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Gloria Cuenca Perdón y rectificación

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

GLORIA CUENCA | 23/04/2011 10:25:29 p.m.
Perdón y rectificación
Hoy domingo de Resurrección, día de la Pascua Florida, como se decía antes, en mis tiempos remotos de juventud, es un buen momento para algunas reflexiones.
Está muy claro, a los ojos del mundo pensante el gran fracaso del marxismo-leninismo-maoismo-castrismo. Solo los tozudos y contumaces, que no quieren ver, insisten en propiciar la llamada "utopía cerrada". Sin embargo, resulta sorprendente, la manera como los Castro, en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, pretenden resolver el desastre, ¡qué oh! ellos mismos crearon. Raúl Castro, quien se presume, pretende sacarle "las patas del barro" a la revolución cubana, liderada, organizada, dirigida y sometida por su hermano, Fidel, no comenzó sus palabras haciendo una autocrítica. 
De ninguna manera. Su discurso fue un regaño de terror a los militantes del partido, por su flojera, su ineficiencia y también por su corrupción. Y, casi con ingenuidad, una se pregunta: ¿quién es el responsable de ese desastre, hambruna, ruina, flojera, corrupción e ineficacia? 
Por supuesto su querido hermanito y él mismo. Por eso los líderes revolucionarios de orientación marxista son todos unos fracasados. No saben, nunca supieron, nada del amor, del perdón y por supuesto, mucho menos de rectificación. Todos con una historia de descalificación personal dolorosa han pretendido cambiar el mundo, crear el hombre nuevo, transformar y dirigir la historia. ¡Craso error! 
Con la prepotencia habitual, sin señalar como se ha comprobado en el mundo que el esquema y el modelo del comunismo ha sido un desastre que ha conducido a los pueblos a mantenerse en el atraso, en la miseria y por encima de todo, obligándolos a corromperse para poder sobre vivir, pretenden a punta de regaños pasarles de manera irregular la "papa caliente" de la responsabilidad en lo que no funciona, ni sirve a los militantes, cuadros medios, por supuesto obreros y demás tontos útiles, para eludir ellos la verdadera culpa de lo que han hecho en los 50 años de supuesta "revolución".
El perdón, que no es otra cosa, que aceptar los errores cometidos contra el otro, o los otros, y pedir disculpas por lo que se hizo. En este caso era imprescindible. Se requería que al pueblo cubano que ha soportado semejante tiranía por tantas décadas se le pidiese perdón y luego la verdadera rectificación. Insistir en los fracasos sólo traerá nuevos fracasos. 
Prof. UCV

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad