Últimas Noticias Logo

Caracas, 31/07/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Gloria Cuenca Acta mata fraude

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

GLORIA CUENCA | 14/07/2012 05:55:32 p.m.
Acta mata fraude
Por ser precisa, la consigna que sirve de título a la columna la adopté de una vez. No me pertenece. Es de Miguel Henrique Otero, quien parafraseando el dicho de la época de adecos y copeyanos, "acta mata votos", se le ocurrió y la puso a rodar
Por ser precisa, la consigna que sirve de título a la columna la adopté de una vez. No me pertenece. Es de Miguel Henrique Otero, quien parafraseando el dicho de la época de adecos y copeyanos, "acta mata votos", se le ocurrió y la puso a rodar. Tenemos conciencia ya de que las máquinas electrónicas no se pueden intervenir con facilidad, a pesar de lo que digan. Las máquinas no son las tramposas, sino los humanos, quienes se encargan de complicar la vida constantemente.

La vigilancia fundamental se debe ejercer sobre las actas que se producen una vez finalizado el proceso de votación, desde las máquinas conocidas como "chorizos". No se pueden cambiar los resultados. A menos que… no haya testigos de los ciudadanos, de los partidos políticos y demás gente que le interesa una elección limpia y democrática, y, se pierdan actas o se aumenten los votos, con votantes "chimbos". En cada oportunidad se habla de que tenemos todas las actas. No es cierto en todas partes. Allí es donde se comete el fraude. Estamos avisados, si queremos que cambien las cosas a partir del 7 de octubre, no basta con ir a votar. Debemos y tendremos que cuidar los votos, y las actas finales por encima de todo; acompañar a los testigos y miembros de los partidos.

Verificar la logística, tanto de comida como de transporte, seguridad y demás necesidades, para quienes trabajarán con esfuerzo para permitir que todos cumplamos con la trascendental tarea de votar. De manera que llegó la hora de la participación ciudadana. Nadie se puede quedar impasible. Está claro cómo es que se hace el fraude. Con las actas, cuando se quedan solos, sin suficientes testigos (algunos testigos flojos, otros representantes comprados, algunos asustados) -de todo hay en la viña del Señor-, ponen a votar a los abstencionistas, a los muertos y hasta doble cedulados. Queridos contradictorios lectores-as, es ley, que nadie puede "argumentar su propia torpeza en su defensa". Queda en evidencia cómo ha sido el procedimiento. Ha ocurrido, ante el abandono de las mesas de votación antes de que se tengan las actas, por las razones que sean, y miren adonde hemos llegado. Se han aprovechado "de nuestra ineficacia", pero creo que basta.

Tropezar varias veces con la misma piedra, revela no ingenuidad, sino un estado de conformidad que raya en la tontería.

Periodista / Profesora UCV

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad