Últimas Noticias Logo

Caracas, 19/12/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Francisco Layrisse Inversión en Guayana

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

FRANCISCO LAYRISSE | 13/04/2012 08:27:20 p.m.
Inversión en Guayana
Los distintos informes, estudios públicos y privados, y medios de comunicación social nos hablan de la gravísima crisis de la empresas básicas en Guayana
En tales publicaciones se destaca con especial fuerza la carencia de inversiones en dichas empresas. Solo los programas hidroeléctricos se salvan de tal aseveración, pero aún en ellos el rezago en los mantenimientos ordinario y extraordinario, así como los atrasos en la ejecución de los programas de ampliación de la capacidad de generación hidroeléctrica, confirman la significativa caída de la inversión industrial en Guayana.

La madurez de los movimientos laborales en la región se pone de manifiesto cuando los reclamos de los trabajadores hacia sus accionistas colocan en un lugar muy destacado la necesidad de la inversión en las industrias que les permitan la modernización indispensable para alcanzar posiciones competitivas en entorno mundial de empresas similares. Las reivindicaciones laborales, así como también el cumplimiento de la contratación colectiva y su renovación, están igualmente presentes en el petitorio laboral, pero nunca antes había sido tan explícita el llamado a la inversión en las industrias como se ha hecho presente en estos últimos años.

Todos estamos conscientes de la continua y continuada necesidad de inversión que presentan esas industrias, so pena de perder competitividad internacional y, a la postre, su cierre como plantel industrial con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

El ciclo de vida del empleo en la actividad industrial suele ser muchísimo más largo que su igual en la actividad de la construcción. Los sectores laborales asociados a la construcción poseen clara conciencia de que sus puestos de trabajo están íntimamente ligados al proceso de inversión, por lo cual todo aquello que comprometa la inversión en construcción compromete en definitiva el empleo en esa actividad. El caso de la ley de alquileres es una evidente muestra de la afectación de la inversión en construcción. La ley destruyó el atractivo económico de la inversión en vivienda destinada al arrendamiento y, en consecuencia, la propensión a la inversión en esa actividad económica prácticamente desapareció. El posible empleo en la construcción de viviendas para el mercado de alquileres se esfumó.

El empleo industrial responde a factores más diversos que el de la construcción, pero sin lugar a dudas la inversión que garantice la modernidad y competitividad es un factor fundamental en la existencia de la empresa y en la correspondiente generación de empleo.

La política de expropiaciones, por no decir confiscaciones, de las empresas básicas de propiedad privada en Guayana pulverizó, para usar un término tan apreciado por el oficialismo, el sector privado en Guayana y quizás esterilizó, al menos por unos buenos años, la inversión privada industrial en Guayana. Lo poco que queda, si es que queda algo, se mantiene sobreviviendo a la espera de mejores condiciones o en la búsqueda de alguna forma de expropiación real, no confiscación, o de alguna comprador con mayor disposición al riesgo.

La inversión futura en Guayana de fondos de origen público luce altamente improbable por varios años. La inversión futura en Guayana será de origen privado nacional y extranjero, pero para que ella se produzca el Gobierno y los sectores laborales deberán desplegar sus mejores esfuerzos de persuasión, de compromiso, de seriedad y de promoción como nunca antes lo habían realizado. La tarea es difícil, cuesta arriba, pero el logro del objetivo bien lo vale.

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad