Últimas Noticias Logo

Caracas, 28/08/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Elio Gómez Grillo Martiamérica (II)

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ELIO GÓMEZ GRILLO | 19/06/2012 06:55:58 p.m.
Martiamérica (II)
Al proseguir mi comentario sobre la obra Martiamérica, del autor venezolano Ramón Losada Aldana, resulta inevitable insistir en la admiración realmente devota del apóstol cubano por la figura de Simón Bolívar
Losada Aldana cita su primer trabajo específico sobre el Libertador, La estatua de Bolívar, en el cual Martí se refiere a nuestro héroe máximo como “aquel hombre solar, a quien no concibe la imaginación sino cabalgando en carrera frenética, con la cabeza rayana en las nubes, sobre caballo de fuego, asido del rayo, sembrando naciones”. Y agrega: “Burló montes, enemigos, disciplinas, derrotas; burló el tiempo y cuanto quiso, pudo, menos mellar el diente de los ingratos” (p. 73).

El comentario de Losada Aldana sobre ese luminoso texto martiano es de altura: “Esta manera de ubicar al Libertador en el centro mismo del sistema planetario –escribe– es concebirlo como gran señor de todos los espacios, es consagrar, en las esferas del universo, la excepcionalidad sin límites del venezolano. Pero no es casual –añade–. Bolívar tiene una especie de vocación solar en la tradición cubana. Recuérdese la frustrada conspiración de mediados de 1821, 32 años antes del nacimiento de Martí, iniciada con el propósito de fundar la República de Cubanacán. Pues bien, ese nacimiento llevó justamente la denominación de Conspiración de los Soles y Rayos de Bolívar”. (p. 73).

A su vez, la estampa que el mismo Losada Aldana ofrece de José Martí es, sencillamente, notable. Dice: “La vida y la obra de Martí, como el mar, proyectan profundidades sin reposo ni término; como el mar, contiene transparencias solares; como las grandes aguas, las agitan olas y estremecimientos. A semejanza de la mar, acción y obra martianas tienen en la abundancia signo definidor: la batalla por la liberación y todos sus componentes se ligan a una prosa torrencial y selecta y a una poesía sin riberas, a contribuciones notables en cuentística, novela y teatro, periodismo y diarios, y acervos epistolares, y aportes básicos al español en América, y a la disponibilidad de una de las culturas más vastas de su tiempo. A mares vive un Martí anticolonialista, antiimperialista, latinoamericanista y de ámbitos internacionales. A raudales existe un Martí de cubanidad apostólica, de bolivarianismo combativo, de pensamiento social y político revolucionario” (p. 84).

Dr. en Derecho/Profesor universitario

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad