Últimas Noticias Logo

Caracas, 28/11/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas César Villarroel Debate a lo Benetton

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

CÉSAR VILLARROEL | 28/11/2011 07:29:34 a.m.
Debate a lo Benetton
Durante el debate, cada candidato le ofreció a la audiencia opositora salvar al país si esta lo favorecía con sus votos, y eso en un clima de exaltación del diálogo, así como la casi total ausencia de confrontación, es decir, un clima parecido al que burlonamente caricaturiza la famosa firma vendedora de ropa cuyo nombre adjetiva el título de este artículo
Durante el debate, cada candidato le ofreció a la audiencia opositora salvar al país si esta lo favorecía con sus votos, y eso en un clima de exaltación del diálogo, así como la casi total ausencia de confrontación, es decir, un clima parecido al que burlonamente caricaturiza la famosa firma vendedora de ropa cuyo nombre adjetiva el título de este artículo; pero se les olvidó que para cumplir esas promesas se debe, primero, derrotar a Chávez, para lo cual es necesario que los candidatos confronten las posibilidades de vencer a aquel para poder elegir racionalmente.

La confrontación, como mecanismo definidor de contrastes, es imprescindible en un proceso eleccionario; es compatible con el diálogo y respeto entre interlocutores, y no debería confundirse con ese ejercicio escatológico que practica el oficialismo, y cuya máxima expresión es el programa La hojilla. El diálogo era de esperarse entre políticos que comparten un propósito, pero no la ausencia de confrontación, pues eso tiende a dibujar una Venezuela irreal, políticamente perfecta, donde vive 85% de venezolanos felices encuestados por Jesse Chacón. 

Impresionó la asepsia política que evidenció el debate, así como lo postizo del escenario importado y la arenga plagiada del líder estadounidense Martin Luther King. ¿Será que no hay espacio para la confrontación en un país con poderes públicos conculcados, Constitución violada a cada rato, su riqueza saqueada, soberanías económica y política hipotecadas, servicios de educación y salud degradados, y un gobernante que, impunemente, con argucias y ventajismo pretende perpetuarse en el poder? Señores, la situación no está para marketing y sifrinismos.

Confrontar a Chávez no es una opción, es lo único que frenará la impunidad y legitimará a la oposición como alternativa de triunfo; los candidatos a las primarias deberían hacer un arduo ejercicio de confrontación política. Primero, cada uno debe confrontarse con él mismo mediante una sincera autocrítica, pues todos tienen algún grado de responsabilidad en lo que nos aqueja; confrontar entre pares para saber cuál de ellos tiene más posibilidad de derrotar al déspota; y cada uno debe confrontar a Chávez para que esas denuncias acumuladas constituyan el bagaje del abanderado de la oposición.

Profesor de la UCV

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad