Últimas Noticias Logo

Caracas, 24/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Asalia Venegas S. Anomia en la MUD

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ASALIA VENEGAS S. | 01/04/2011 11:23:53 p.m.
Anomia en la MUD
La Coordinadora Democrática, en realidad, no tuvo mucha suerte. No pudo trascender las apetencias de su multisápida conformación. Ni las ambiciones de los grupos allí representados. Bajo el signo de la unidad se presentó ante sus electores, sin deslastrarse de sus atávicos ropajes que la catapultaba siempre a la IV República.
La Coordinadora Democrática, en realidad, no tuvo mucha suerte. No pudo trascender las apetencias de su multisápida conformación. Ni las ambiciones de los grupos allí representados. Bajo el signo de la unidad se presentó ante sus electores, sin deslastrarse de sus atávicos ropajes que la catapultaba siempre a la IV República.

En los últimos tiempos, con la palabra unidad como ariete, la oposición venezolana ha intentado cohesionarse sin mucho éxito.
La CD de 2002 al 2004 cosechó más fracasos que otra cosa. Bajo el lema "fuera Chávez", llegaron al referéndum presidencial y esto los mató. Un buen día, como en La Metamorfosis de Kafka, la CD amaneció con un nuevo cuerpo y forma, ahora se llamaría MUD (Mesa de la Unidad Democrática). Unidad hasta la muerte. Por la democracia se flagelan y mueren. Esta organización proyectó desde el principio la desesperación que la cobija por sacar del mapa político al presidente Chávez.

La ciencia política si algo enseña es a ser estudioso y analítico. La MUD, a propósito por el 2012 y las presidenciales, está cocinándose en su propia salsa, en una olla de presión y a punto de explotar. Los medios no la ayudan mucho, la verdad. Los anclas, moderadores y otros especímenes mediáticos, agitan las aguas y presionan, in extremo, a los líderes de la MUD.

Las perlas descalificadoras provienen de los propios integrantes de la transmutada coalición opositora: "No puede haber canibalismo entre nosotros, no podemos caernos a piña", dice Velásquez-Causa R. Carlos Raúl Hernández, semiólogo ahora, señala que "por exceso de creatividad, lo que destaca es una quincallería argumental en la MUD". Mientras, José Curiel (Copei) y José Ramón Medina (MUD), andan por otros predios.

La candidatitis ha prendido en hombres y mujeres de la MUD. "Cualquiera de nosotros puede ser candidato (a). Todos (as) tenemos derecho a ello". Ledezma, cirugías de por medio y con 55 a cuestas, según dice, se lanzó. Es candidato. "Yo sí aspiro", dijo, "y todos en la MUD lo sabían". Primero Justicia deshoja la margarita: ¿Capriles Radonski o Borges? Las siglas MUD son un barco a la deriva. La unidad parece no importar. La descomposición es interna. Muy lejos está el 2012.
Periodista / Prof. universitaria

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad