Últimas Noticias Logo

Caracas, 31/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Antonio Ledezma Un drama nacional

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ANTONIO LEDEZMA | 09/06/2011 08:44:36 a.m.
Un drama nacional
Es necesario redistribuir las parcelas en manos del Gobierno para incorporarlas al disfrute de la propiedad de los campesinos excluidos de la actividad agrícola, porque en los actuales momentos, las únicas fincas productivas de este gobierno latifundista son los puertos...

Es necesario redistribuir las parcelas en manos del Gobierno para incorporarlas al disfrute de la propiedad de los campesinos excluidos de la actividad agrícola, porque en los actuales momentos, las únicas fincas productivas de este gobierno latifundista son los puertos. Es lamentable la merma sustancial de la producción de importantes rubros como el arroz y el maíz, que ahora en vez de sembrarse y cosecharse en tierras fértiles venezolanas, los estamos importando. Por eso es que los patios de los puertos venezolanos están abarrotados de contenedores, mientras los predios de Calabozo, El Tiznado, Valle de la Pascua, de la cuenca del Unare y Guárico, se encuentran desolados. 


Este es un drama que no excluye a ningún estado. Es el lamento de los campesinos y productores del Zulia, Táchira, Apure, Yaracuy, Portuguesa, Barinas y Falcón, ya que la bancarrota es nacional. Para este año están comprometidos cerca de 7 mil millones de dólares para pagar todo lo que estamos comprando en el exterior, lo cual implica que, con dinero venezolano, estamos promoviendo la agricultura y la ganadería de otros países en detrimento de los productores criollos. Aquí se desestimulan las inversiones y se promueven asaltos. La escasez y el alto costo de la vida campean. 


El nuevo gobierno deberá asumir el compromiso de rehacer las carreteras y las vías de penetración agrícola en todo el país, revertir los términos actuales, poner a producir la tierra e incentivar los cultivos propios para abastecer la demanda nacional y exportar la producción excedentaria. Todo esto comienza garantizando el derecho a la propiedad, distribuyendo la tierra con sentido de justicia social para incorporar a las unidades de producción a nuestros campesinos y a los pequeños y medianos productores, a la tarea urgente de reactivar nuestra economía y generar empleos estables y sustentables. 


No habrá un verdadero desarrollo económico si no alcanzamos el desarrollo social, y todo eso depende de la incorporación a la educación con excelencia de todos los niños y jóvenes venezolanos. Vamos a debatir respecto a las bondades del progreso social, cuando se ponderan la paz, la armonía y la igualdad de oportunidades como valores intrínsecos de la persona. La derrota de la pobreza es uno de los más importantes desafíos que vamos a enfrentar en el futuro inmediato. El tal proceso revolucionario se ha convertido en una marea destructora que no deja nada sano. 


Alcalde Metropolitano

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad