Últimas Noticias Logo

Caracas, 25/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Antonio Ledezma Pompeyo, el Gladiador

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ANTONIO LEDEZMA | 02/05/2012 06:29:28 p.m.
Pompeyo, el Gladiador
Pompeyo Márquez, el legendario Santos Yorme, ha ganado 90 batallas continuas
Porque llegar lúcido y con ese espíritu de lucha renovado año tras año, con su porte de hombre combativo, fajado y competitivo, es sencillamente admirable. Arribar con la cabeza bien puesta, razonando, discutiendo con argumentos, opinando con sindéresis, a esa edad, es una hazaña que por sí sola tiene una gran significación. Pompeyo nació para luchar. Así ha quedado registrado en su trajinar de hombre público. Por su bondad, esa aureola de hombre bueno que lo ha distinguido desde que tiene uso de razón, salió a las calles de Caracas con su cara de adolescente rebelde a protestar, solidario, como siempre, por el asesinato de Eutimio Rivas.

Contaba apenas con 14 años de existencia. Desde entonces, no ha cesado en su compromiso con sus ideales, principios, y esas causas que ha considerado justas y por las cuales ha valido la pena jugarse la vida. Valiente para soportar cárceles, paciente para sobrevivir sereno y firme los destierros; capacidad emocional para no perder el juicio en su etapa de anochecer y amanecer en las conchas del clandestinaje, e ingenioso y audaz para construir un túnel para escaparse de una prisión.

Pompeyo ha asumido los tiempos con sus cambios, se ha sabido adaptar a cada variación de las circunstancias sin arriar banderas, o sea, Pompeyo ha evolucionado, ha dado giros trascendentales en su carrera política, pero jamás ha dejado de ser el mismo Pompeyo, el servidor público, con una deslumbrante honestidad, a tal punto que su amigo Manuel Caballero llegó a decir de él que “era fastidiosamente honesto”. 

Pompeyo nos ha deleitado con su calidad de ser humano excepcional. Para mí ha sido un regalo de Dios contar con sus consejos de sabio que lleva en sus venas la sangre experimentada.

Su buen humor, su desprendimiento de las cosas materiales, su devoción por el país de su vida, verlo disfrutar de sus amorosas hijas, hijo, nietos y biznietos, nos presentan un maravilloso ser tallado por el mejor artesano de la creación.
El experimentado combatiente ha dicho: “Soy el mismo. Santos Yorme sigue aquí, y eso significa que seguiré luchando contra las autocracias militaristas, por el rescate de la República civil y por la justicia social”.

Yajaira, su compañera inseparable en esta penúltima etapa, ya se prepara para celebrar el centenario de Pompeyo. 

Alcalde Metropolitano

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad