Últimas Noticias Logo

Caracas, 30/08/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Alexis Márquez Rodríguez Perogrullada

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ALEXIS MÁRQUEZ RODRÍGUEZ | 12/05/2012 06:43:51 p.m.
Perogrullada
Una “perogrullada”, o “verdad de Perogrullo”, como también se dice, es una verdad o afirmación tan evidente que resulta tonto o necio decirla
Son “perogrulladas”, por ejemplo, decir que “el sol sale todos los días”, que “el frío nos obliga a abrigarnos”, que “todo tiene su causa” o que “la luz vence a las tinieblas”…
Sin embargo, hay “perogrulladas” que empleamos como recursos retóricos, con un definido propósito literario o estético. Decir, pongamos por caso, frases como “lo vi con mis propios ojos”, “con estos ojos que se han de comer los gusanos”, “entró para adentro”, o “salió para afuera”, que suelen darse como ejemplos de pleonasmo, tiene como finalidad ampliar o reforzar el sentido de lo que se afirma, como para no dejar lugar a dudas sobre lo que se quiere decir. Pero frases como estas, además, no sólo se emplean en el lenguaje literario, sino que muchas veces se utilizan en el lenguaje común y corriente, como una manera de dar énfasis a lo que se dice.

No está muy bien definido el origen de la palabra “perogrullada”, aunque sí se sabe, no obstante, que deriva de Pedro Grullo, y que fue don Francisco de Quevedo el primero que usó dicha palabra. Tampoco se conoce con certeza el origen del nombre propio Pero Grullo, que algunas veces se escribe también como una sola palabra, “Perogrullo”.

El nombre Pero Grullo es, obviamente, más antiguo que el sustantivo “perogrullada”, y lo hallamos ya en El Quijote. Al parecer, se trata de un nombre ficticio, aunque seguramente inspirado en una persona real, posiblemente un personaje del siglo XV, llamado Pedro Grillo, un poeta popular que solía escribir profecías en las cuales decía sandeces y verdades obvias, de esas que con el tiempo comenzaron a llamarse “perogrulladas”. Ejemplos de las que decía son las siguientes: “El primer día de enero que vendrá será primer día del año, que todo el mundo no lo estorbará, si con el tiempo no se remedia. Este día amanecerá al alba. Vendrá una niebla tan grande y tan oscura que cubrirá el cielo, y no habrá hombre, por ciego que sea, que vea las estrellas a medio día”.
Es posible que el apellido Grillo evolucionase hasta Grullo. Y en cuanto al nombre Pero, era común en la Edad Media llamar así a los Pedro, con supresión de la “d”. 

sabanaguan@yahoo.com

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad