Últimas Noticias Logo

Caracas, 24/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Alexis Márquez Rodríguez Genéricos (5)

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 5 (1 voto(s))

 

ALEXIS MÁRQUEZ RODRÍGUEZ | 07/04/2012 11:43:29 p.m.
Genéricos (5)
Insisto en que en el informe de don Ignacio Bosque, cuando se hace mención de la Constitución venezolana como ejemplo de mal lenguaje, no se trata de denigrar de nuestra Carta Magna con fines políticos, como algunos han pretendido.
La demostración está en cómo se llegó a la redacción de gran parte de sus artículos, que han sido, no sólo en Venezuela sino en todo el mundo, motivo de burla y de escarnio.

Cuando se trabajaba en la Asamblea Constituyente en la elaboración de la nueva Constitución, varios profesores de lenguaje y algunos miembros de la Academia Venezolana de la Lengua fuimos llamados para revisar el texto del proyecto en discusión y corregir lo que fuese necesario en relación con el lenguaje. A mí, personalmente, me llamó Willian Lara, quien había sido mi alumno en la Escuela de Periodismo de la UCV, y con quien siempre mantuve excelentes relaciones.

Me consta que todos hicimos diversas observaciones, coincidiendo todos en lo inapropiado de las menciones expresas de los sexos de las personas, como se hacía en el proyecto. Por mi parte, además de esa observación, presenté sesenta proposiciones de cambios de lenguaje, de las cuales fueron acogidas sólo treinta.

Sin embargo, en el proyecto original no se llegaba a los excesos y el abuso con que en la mención expresa de los sexos se aprobó finalmente. Además, ningún diputado de los que se entrevistaron con nosotros, ni afectos al Gobierno ni de la oposición, tuvo ningún gesto de defensa de la redacción original, y muchos más bien estuvieron de acuerdo con nuestras observaciones. De modo que la redacción final, aprobada en la Asamblea resultó, para mi sorpresa, realmente exagerada en la mención de los sexos. Se comentó entonces en los medios de la Constituyente que una profesora, conocida por su furor feminista, logró situarse al lado de la secretaria encargada de mecanografiar el texto final del proyecto y le fue dictando a ésta la redacción de los artículos que hacían mención de los diversos funcionarios, señalando en cada caso el masculino y el femenino y prescindiendo de los genéricos, tal como de manera francamente abusiva quedó definitivamente en la Constitución. De modo que no hubo en este hecho ningún ingrediente político.
amarquez2@yahoo.com

 
Últimos artículos

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad