Últimas Noticias Logo

Caracas, 20/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


Opinión Firmas Alexis Alzuru (1) Socialismo s. XXI

Enviar por Correo Imprimir Imprimir Agrandar Letra Disminuir Letra
Valoración actual: 0 (0 voto(s))

 

ALEXIS ALZURU (1) | 14/01/2012 12:11:07 p.m.
Socialismo s. XXI
El modelo de sociedad de Hugo Chávez. Un ideal destructivo porque es inviable. Por supuesto, las elecciones presidenciales pudieran ratificar su continuidad. Sin embargo, por ese hecho ese carácter no se modificará
El modelo de sociedad de Hugo Chávez. Un ideal destructivo porque es inviable. Por supuesto, las elecciones presidenciales pudieran ratificar su continuidad. Sin embargo, por ese hecho ese carácter no se modificará. Se sabe que en diferentes momentos algunas mayorías han elegido la ruina de su nación. Sobran ejemplos que corroboran esa tesis. Para nombrarlos no hace falta escarbar en la historia, pues la Venezuela de la última década configura una experiencia padecida por todos. 

Para reconocer que este modelo conduce hacia la ruina, basta examinar de manera imparcial algunas de sus creencias.
Por ejemplo, aquella según la cual el Estado debe establecer las prioridades de las inversiones públicas de manera unilateral. O evaluar sus ideas sobre la igualdad social, así como los prejuicios que sostiene sobre la propiedad privada. En todo caso, en esa visión del desarrollo se encuentra la semilla del mal. 

La flacidez del socialismo chavista. Este modelo tiene muchos rasgos peligrosos. Pero hay un veneno que da cuenta de su imposibilidad: la idea según la cual la compra de conciencias es la base de la cooperación social. Este brebaje recorre cada gota de sangre del proyecto. Su cuerpo está infectado de ese virus letal y de allí su incapacidad para materializarse y preservarse como visión compartida. 

El proyecto revolucionario. Su competencia para producir daño proviene de su debilidad. Pero lo relevante es darse cuenta de que esa relación descansa en una interpretación moral del poder y la política. Según esa perspectiva, el soporte social del Estado puede traficarse. Por eso han intentado una y otra vez financiar la paz social. Ellos suponen que la estabilidad se puede comerciar. Así como piensan que los acuerdos para el desarrollo pueden sustituirse con subsidios. Pero sobre todo, estiman que los venezolanos son una manada de mercenarios. O tal vez sólo consideran que la nación debe refundarse con mercenarios. Olvidándose que los conceptos de nación y patria designan el compromiso que las personas de manera autónoma adquieren con sus conciudadanos, instituciones y gobernantes. 

El socialismo del siglo XXI. En octubre, esta cosmovisión se someterá nuevamente a prueba. Es la oportunidad precisa para revertir un proceso cuya imposibilidad lo convirtió en una máquina del mal. 

aaalzuru@gmail.com

 

Publicidad


No hay resultados para Lo Más Leído


Publicidad