Inicio » UN Mundo » Embutidos obtenidos de la “CACA” de bebe

Embutidos obtenidos de la “CACA” de bebe

Galardonadas en 2014 con el Premio Nobel de Nutrición
    Compartir

Ricardo Batta.- Un grupo de científicas españolas del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (Irta), recibía el Ig Nobel de Nutrición por su trabajo Characterization of Lactic Acid Bacteria Isolated from Infant Faeces as Potential Probiotic Starter Cultures for Fermented Sausage, es decir, demostrar cómo las deposiciones de los bebés pueden ser utilizadas para la producción de salchichas fermentadas.

Las investigadoras, junto con su líder Margarita Garriga, luego de muchos intentos fallidos, lograron aislar varias cepas de bacterias del ácido láctico potencialmente probióticas a partir de heces de bebés sanos, tras cultivarlas y usarlas para fermentar embutidos curados (salchichas).

Entre todas las cepas investigadas se seleccionó

‘Lactobacillus rhamnosus CTC1679’, que ha permitido obtener un embutido potencialmente probiótico reducido en sal y grasa, con unas características sensoriales similares a las del producto tradicional. Según el Irta, gracias a esta innovación, personas que no pueden consumir productos lácteos podrían incluir probióticos en su dieta a través de estos embutidos.

Han publicado los resultados de su investigación en las revistas científicas Food Microbiology y Meat Science, aunque aún está pendiente la demostración en humanos los efectos probióticos esperados. Las investigadoras quedaron en ponerlo a prueba lo mas rápido posible para confirmar que es completamente digerible y no causara un efecto secundario.

Estas españolas bastantes curiosas fueron galardonadas en 2014 con el Premio Nobel de Nutrición, en un equipo conformado por: Raquel Rubio, Anna Jofré, Belén Martín, Teresa Aymerich y  su líder y coordinadora Margarita Garriga por su estudio titulado “Caracterización de la bacteria del ácido láctico aislado de excrementos de bebés como cultivo de potencial alimento probiótico para salchichas fermentadas”. De esta forma obtuvieron alimentos curtidos reducidos en sal y grasa y con mayor presencia de probióticos. ¡Qué sano!.