Inicio » UN Mundo » El automóvil de oro que ganarán los medallistas olímpicos más destacados

El automóvil de oro que ganarán los medallistas olímpicos más destacados

Los máximos ganadores en los Juegos Olímpicos de Río recibirán además de las medallas de oro, un auto eléctrico bañado en la misma tonalidad. Aunque no todos, sólo los atletas de la delegación británica que sean esponsorizados por Nissan
Foto: @NissanUK
    Compartir

La empresa japonesa Nissan realizó una edición especial del vehículo eléctrico más emblemático del mercado. Sus futuros dueños serán los atletas británicos que suban a lo más alto del podio durante los JJOO de Río de Janeiro.

Los máximos ganadores en los Juegos Olímpicos de Río recibirán además de las medallas de oro, un auto eléctrico bañado en la misma tonalidad. Aunque no todos, sólo los atletas de la delegación británica que sean esponsorizados por Nissan.

La compañía japonesa, patrocinadora del equipo olímpico del Reino Unido, premiará a los medallistas ganadores del oro con una unidad dorada del modelo LEAF, el pionero de la movilidad eléctrica moderna.

La presentación de este incentivo paralelo para la delegación fue celebrada por Chris Marsh, director de Mercadotecnia de Nissan en Reino Unido, y por Sir Chris, el deportista más exitoso de la isla: ganador de seis medallas de oro y una de plata en ciclismo.

Chris Marsh, representante de Nissan en el Reino Unido, señaló las razones de por qué una edición especial del LEAF para los medallistas dorados: “Nissan respalda a todos los atletas de Reino Unido, pero obviamente seguirá de cerca a aquellos que hemos apoyado de forma individual a lo largo de todo el ciclo Olímpico. Obsequiar estos Nissan LEAF color dorado a nuestros atletas que ganen el oro es una forma de celebrar sus extraordinarios triunfos“.

4 Comentarios

Click here to post a comment

    • En cuanto se te acerca un escuálido, ya se
      sabe a qué viene: a hablar mal de gobierno. Los escuálidos con metástasis en el
      alma viven hablando solos y maldiciendo como sonámbulos en la calle,
      aeropuertos, bancos y mercados, porque sienten deficiencias de memeces
      inmediatas. Sin pudo ni vergüenza alguna, les muestran a todo el mundo sus
      órganos genitales con lo que te escupen y con lo que te vomitan. Arrastran sus
      cuerpos, sus deprimentes cerebros cual lagartijas o cucarachas, como perfectos
      seres inferiores. Sus alaridos y quejas, sus lamentos y lloronas traspasan los
      muros y las montañas, estremecen el cielo y los mares; por doquier pasean sus
      jorobas de minucias de que no consiguen papel toilet, de que ya no les dan
      divisas baratas para viajar y para comprar lo que se les antoje. ¡Ay!, la
      culequera, el chanchonismo y la cervecita, la lengua morada, el hervidero de
      las complejos y de las envidias a flor de piel, cómo fue que nos tocó nacer en
      un mismo lugar, a veces tener la misma sangre, la misma madre, el mis
      Libertador.

      ¡Cómo ha sido este inmenso y pavoroso
      misterio, Señor!