Inicio » Sucesos » “Pacho” se destaca en la lucha antidroga

“Pacho” se destaca en la lucha antidroga

El can ha detectado más de 3 toneladas de drogas
    Compartir

Vivian Ariza.- Un cocker spaniel, de casi cinco años llamado Pacho, es el oficial canino de seguridad de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que ha detectado más de tres toneladas de droga en el punto de control de Clarines (Anz), ubicado en el tramo Caracas-Barcelona, en la carretera nacional Troncal 9.

El comandante de la Zona N° 52 de la GNB, general Víctor Catamo Lisboa, dijo que el olfato de este perro es infalible en la detección de narcóticos y estupefacientes.

Solo en el año 2018, Pacho descubrió 2.824 kilos de sustancias ilícitas, como cocaína y marihuana. En el 2017 detectó más de 500 kilos.

El animal también ayudó a frustrar el tráfico de 248 kilos de la droga conocida como “Special K” (ketamina).

Catamo Lisboa refirió que la mascota fue preparada en el Centro de Entrenamiento Canino “Tte (F) Roseliano Antonio Rodríguez” de la Guardia Nacional, ubicado en Barquisimeto (Lar), para apoyar a los funcionarios en la lucha contra la delincuencia organizada.

El can ha prestado servicios en los aeropuertos internacionales de Maiquetía y Barcelona, “mostrando las cualidades que lo hacen un oficial incorruptible en labores antinarcóticos”.

Su cuidador, el sargento primero Janier Varela Martínez, comentó que Pacho tiene un altísimo don olfativo, que lo ha convertido desde hace dos años en una herramienta operativa imprescindible en Clarines, puesto de control terrestre clave, que conecta a oriente con el centro y occidente del país.

Funcionario y can forman parte de la Unidad Regional de Inteligencia Antidrogas N° 52 (Uria 52) de la GNB.

La preparación de ese perro se inició a los cuatro meses de nacido y su vida activa en esa labor puede llegar hasta los seis años, tras los cuales debe jubilarse.

Valera Martínez señaló que como agente canino, Pacho está entrenado para identificar drogas, aunque también tiene habilidades para detectar dinero y explosivos.

Dijo que no hay manera de burlar su olfato, aunque narcotraficantes busquen cada día perfeccionar las modalidades para esconder y movilizar el narcótico.

Pacho recibe los cuidados necesarios para un perro de su tipo, aunque en el puesto los funcionarios dicen que “es el consentido de todos”.

Junto a Pacho se encuentra Laika, una labrador retriever, destacada desde hace seis meses en este punto de control, para labores de detección de sustancias ilícitas.

Agregar Comentario

Click here to post a comment