Cuando la sexualidad es un deber y no placer

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Un error de los hombres que tienen vida en pareja forzarse sexualmente a si mismo a tener una relación sexual como si fuera un deber y no placer.

Rosa lleva una relación de pareja desde hace 18 años, ella tiene 38 años y su esposo 42 años, siempre han llevado una relación sexual muy activa. Pero desde hace 1 año, su esposo se excita pero pierde la erección al intentar penetrarla o sencillamente no alcanza suficiente rigidez desde el inicio lo cual les impide concluir el acto sexual, a pesar de que él siempre esta demostrándole y haciéndole saber que quiere hacerlo, que la desea y que le molesta no poder complacerla como debe hacerlo un hombre. Hay días en que su pene no despierta por nada en el mundo, el lucha por penetrarla pero no lo logra. Ella ha intentado la masturbación y el sexo oral pero no consigue respuesta de su pene. Aunque manifiesta que cuando ella se despierta en las mañanas y lo toca se da cuenta que el tiene una erección muy fuerte mientras aun no se ha despertado.

Comentario: En muchos matrimonios suele confundirse la intimidad con el debito marital, la mujer piensa que el hombre siempre debe tener deseo y en consecuencia debe hacerle el amor regularmente, tenga ella ganas o no. Por el lado del hombre, a el le han inculcado que debe responder al 100% tanto para tener una erección como para eyacular, lo cual implica que no puede fallar nunca. Un simple análisis de esta situación nos deja ver las cosas absurdas que aprendemos por falta de una educación sexual adecuada.

Lo primero es entender que las parejas no deben tener intimidad solo por el hecho de estar casados y pensar que es un deber. Ya que eso convertiría su sexualidad en algo mecánico y rutinario. Al no tener el suficiente deseo ocurren las fallas sexuales en el hombre y en la mujer. Lo más común es que a la mujer le duela o no alcance el orgasmo y en el hombre que no alcance o que pierda la erección de su pene.

Es lógico tener una falla bajo esas circunstancias y al no entender la situación en su contexto general se piensa que se esta enfermo o que hay un problema en la sexualidad, y resulta que el problema es una apreciación errada de cómo llevar la intimidad en la pareja.

miguelsirav@hotmail.com

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×