Inicio » Revista Dominical » Oídos al agua

Oídos al agua

    Compartir

Bloqueador solar para la piel y protectores oculares para los ojos, ¡excelente!; pero durante la visita a la playa o la piscina uno de los grandes olvidados es el oído. No obstante, debemos tomar las debidas precauciones para evitar una de las principales afecciones que nos asaltan en los mencionados espacios: la otitis externa difusa, también conocida como otitis de las piscinas u otitis del bañista.

“Es una inflamación del conducto auditivo externo que, en la mayoría de los casos, está producida por el germen pseudomona aeruginosa, que puede encontrarse en el agua del mar y de las piscinas. Además, la humedad por sudoración del conducto auditivo también favorece este tipo de infección”, señala Ignacio Cobeta Marco, otorrinolaringólogo. Los síntomas que ocasiona son otalgia y supuración del oído externo, con molestia o dolor difuso. Además, la palpación del cartílago de entrada al conducto es dolorosa.

Ante la aparición de los primeros síntomas “es preciso que un otorrinolaringólogo haga una limpieza inicial del conducto auditivo, que es una premisa del tratamiento y, luego, se debe utilizar el antibiótico tópico necesario”, apunta. En general, la otitis externa difusa no tiene consecuencias a medio ni largo plazo. No obstante, las personas diabéticas deben ser especialmente cuidadosas para prevenir esta infección.

En lo relativo a la prevención, el doctor Cobeta aconseja no sumergir la cabeza cuando tengamos dudas sobre la calidad del agua en la que nos bañamos y, tras la inmersión, secar el conducto auditivo con la punta de una toalla. Para prevenir infecciones es importante cumplir unas normas básicas de higiene y limpieza antes y durante el baño. Será el especialista, valorando cada caso de forma individual, el que recomiende o no el uso de tapones para los oídos.

TAPONES

Aparte de las otitis externas, al bañarse también pueden producirse sobreinfecciones del oído en personas que tienen perforaciones timpánicas o en aquellas que son portadoras de tubos timpánicos de ventilación. En estos casos los tapones son necesarios, pero hay que tener en cuenta que no ofrecen una garantía total de sellado del conducto auditivo cuando se hace una inmersión.

NOTA: La otitis externa difusa es conocida como la otitis del bañista

Agregar Comentario

Click here to post a comment