Inicio » Revista Dominical » “Ni muy muy, ni tan tan”

“Ni muy muy, ni tan tan”

    Compartir

¿Alguna vez te han invitado a un evento que amerite una vestimenta “semi-formal” e inmediatamente te ha invadido la confusión al no saber qué ponerte? Si la respuesta es sí, no te preocupes,  con estos simples tips descubrirás el punto medio entre lo casual y lo formal, no volviéndote a hacer jamás la misma pregunta.

Para comenzar necesitas una camisa de botones y mangas largas; nada de chemises o camisas de manga corta, ya que son demasiado casuales. Si quieres ir sobre seguro una camisa blanca jamás te fallará, pero también puedes jugar con estampados o rayas, siempre sutiles, claro está.

Tu camisa debe ir acompañada por un traje en lana, gabardina o mezclas de las mismas, y de un color acorde a la hora del evento; si es de día colores claros y colores oscuros para la noche, intentando evitar el negro. A la hora de escoger tu traje descarta los smoking, ya que son únicamente para eventos formales. El pantalón debe llevar un cinturón negro no demasiado grueso.

No es necesario llevar una corbata o una pajarita en este caso, pero tampoco están de más. Si decides agregar alguna de ellas, procura que esté en armonía con la camisa y el traje, y que no sean demasiado llamativas. Si deseas agregar más accesorios, puedes probar también con pañuelos y gemelos, cuidando no rebozar el límite de elegancia.

Por último los zapatos. Son ideales los zapatos con cordones, mocasines o zapatos Oxford, si son de color oscuro las medias deben de ser también oscuras.

Si aún estás indeciso antes de irte escoge lo que consideres más formal, pues así si al compararte con los demás invitados sientes que has sobrepasado el límite, puedes simplemente restar formalidad prescindiendo de alguna prenda o accesorio, como la corbata o el saco. Si en cambio optas por la opción menos formal, no podrás adaptarla una vez en el evento.

Nanaro
/ @Nanarolacruzv

Agregar Comentario

Click here to post a comment