Inicio » Revista Dominical » Cuidados al pelo

Cuidados al pelo

    Compartir

Hay una serie de errores que puedes estar cometiendo con tu cabello.

Muchas veces nos enfadamos con nuestro propio cabello -¡como si fuera un ser vivo independiente!- y le echamos la culpa de una serie de problemas y deficiencias que, en realidad, obedecen a los fallos que cometemos al cuidarlo, higienizarlo y tratarlo. Aplicar de forma inadecuada algunos productos para el pelo, poner a prueba su resistencia con “tratamientos de choque”, o lavarlo, secarlo y peinarlo de forma incorrecta, son algunas de las prácticas que con mayor frecuencia pueden estropear o afear la cabellera, pero no son las únicas costumbres enemigas del pelo.

Existe una serie de equivocaciones muy frecuentes que cometemos con la melena, pero también hay algunas soluciones sencillas y eficaces para mantenerla fuerte y brillante. El experto en peluquería Antonio Garrido, es conocedor de todo lo que hay que hacer, saber y evitar para mantener el cabello lozano, y ofrece aquí algunas recomendaciones de su cosecha personal.

– ¿Lo enjabonas y lo aclaras demasiado rápido? Enjuágate meticulosamente el cabello para eliminar cualquier posible residuo de acondicionador, mascarilla, laca, gomina u otro producto. Empieza el enjuague con agua templada y conclúyelo con agua fría, para darle más brillo al pelo, y al finalizar, comprueba que no presente burbujitas, hilitos brillantes o un tacto resbaladizo.

– ¿Olvidas recortarle las puntas? Para mantener un pelo elegante y con estilo, conviene acudir a la peluquería cada vez que veas que las terminaciones de tu cabello están deterioradas, o simplemente para darles mejor forma. Cortarle unos milímetros en las puntas periódicamente es suficiente para estilizar el cabello en sus distintas fases de crecimiento, y evitar que sus puntas se abran.

– ¿Lo cepillas cuando aún está húmedo? Si el cabello está mojado hay que presionarlo con suavidad con una toalla, sin restregarlo, y peinarlo con un peine de púas anchas y separadas, comenzando por las puntas, y evitando darle tirones o estrujarlo. ¡El peinado debe parece más a una caricia que a un combate!

CUIDADO CON LOS  TINTES

Para evitar el posible deterioro que pueda producir el uso reiterado de colorantes y tintes en la fibra capilar, la regla de oro es mantener una hidratación permanente del cabello. Para ello, pueden emplearse mascarillas o concentrados hidratantes, productos que protegen, nutren y reparan el pelo, y le devuelven su vitalidad natural. Siempre conviene asesorarse con un profesional, respecto del tipo, dosis, duración y frecuencia de uso de estos preparados. También, el empleo de agua a temperatura elevada sólo se recomienda para favorecer la absorción de cremas hidratantes o mascarillas, dado que el calor tiende a dilatar el pelo y abrir las cutículas, y hace que pierda brillo y se vuelva áspero. En general, el cabello debe enjuagarse con agua tibia y terminarlo con un chorro de agua fría.

SECADO NATURAL

Los expertos aconsejan lavarse el cabello al menos dos veces por semana. Es recomendable utilizar champús de buena calidad, en pequeñas cantidades y con un aclarado adecuado, alternando los productos de tratamiento con otros de uso frecuente y formulación suave. Por otra parte, es fundamental asegurarse de que el aire de secado no esté caliente en exceso. Como norma, es preferible dejar que el pelo termine secándose de forma natural.

RECETA CASERA

Para conseguir un brillo natural en el cabello pon en una botella o en un frasco unas hojas de ortiga bien secas y cúbrelas con vinagre de vino o manzana. Guárdalo unos 15 días en un lugar oscuro, agitando cada día para que se mezcle bien. Después, cuélalo, pasa el vinagre a una botella limpia y vuelve a dejarlo reposar dos semanas más. El vinagre contiene ácido acético que ayuda a extraer y conservar los ingredientes esenciales de las hierbas. La ortiga tiene propiedades astringentes y mejora la circulación sanguínea en el cuero cabelludo. Añade un chorro de este vinagre al agua del último aclarado. A su vez, si quieres cuidar tu pelo graso, no tienes más que añadir a tu último aclarado un poco de zumo de limón. Otra manera de controlar el exceso de grasa consiste en consumir levadura de cerveza. También puedes optar por impregnarte el cuero cabelludo con aceite siempre antes de lavarte la cabeza.

DESDE EL PLATO

La belleza del cabello empieza desde adentro, es importante mantener una alimentación equilibrada que aporte vitaminas necesarias para mantener el cabello sano. Que no te falte la leche, huevo, queso, pescado, frutos secos, gelatina y suficiente vitamina A, B, C y E. La vitamina A ayuda a nuestro cuero cabelludo y las vitaminas B nos dan un pelo fuerte especialmente la biotina. La vitamina E se dice ayuda al crecimiento normal del pelo. El comer vegetales y frutas nos proporciona vitaminas. Nuestro cuerpo tiene más agua que cualquier otro nutriente. En pelo también contiene mucho agua (aproximadamente un 25%) por lo que es importante tomarla. Los minerales son fundamentales para la salud del pelo. Entre estos minerales están: la silica, el calcio, el cobre, el zinc y el hierro. Los minerales y vitaminas trabajan juntos si hay deficiencias en uno de ellos se refleja en la absorción del otro. Por ejemplo la vitamina C ayuda en la absorción del hierro.

Sin hierro los folículos del cabello no reciben oxigeno y la raíz del pelo se pone débil, el hierro como sabes se encuentra en vegetales verdes y carnes rojas. El zinc ayuda a prevenir la caída del cabello. El cobre ayuda a la pigmentación (color) y se encuentra en nueces, carnes y vegetales. El cobre también ayuda a prevenir la pérdida del cabello y a mantener la textura correcta.

CABELLO SELLADO

Por la permanente exposición a factores dañinos, las puntas corren el riesgo de abrirse, de manera que lo indicado es recortar periódicamente las que están maltratadas; una vez al mes puede ser lo correcto. Los estilistas aplican productos llamados selladores o reparadores de puntas, en cuya fórmula contienen silicones que cubren y protegen esa parte del pelo del contacto con la ropa, lo cual también provoca que se rompan con facilidad; si el cabello es débil se recomienda su uso una vez por semana.

RECUERDA

Al secarlo solo presiona suavemente con la toalla, no lo frotes nunca.

 

Agregar Comentario

Click here to post a comment