Inicio » Revista Dominical » 10 años menos sin cirugía

10 años menos sin cirugía

    Compartir

Consejos a seguir si desea lucir una década más joven.

Los primeros signos de envejecimiento de la piel –arrugas en la frente, manchas, ojeras- aparecen antes de la década de los 30 en más del 50 % de las mujeres. Según el estilo de vida que lleve, el tipo de piel y los cuidados que se le presenten, la diferencia entre la edad cronológica y la edad real de la piel puede resultar entre cinco y diez años.

Una buena calidad de piel permite un envejecimiento sin traumas; a la vez, las prolongadas exposiciones al sol, el tabaco, el alcohol y el abuso de grasa son factores que aceleran y acentúan el paso del tiempo. Pero el envejecimiento no solo se refleja en el rostro: la falta de actividad física y mental hace que las células se regeneren más lentamente, lo que proporciona el deterioro físico completo. Preste atención a las necesidades del organismo y siga estos consejos para envejecer con dignidad sin recurrir a la cirugía estética.

Dormir 8 horas diarias

Dormir bien es el mejor tratamiento de belleza. Eficaz, sencillo y al alcance de todos. Una terapia de lujo para regenerar la piel, el cabello, el tono muscular, desbloquear tensiones y recuperar el sentido del humor. Más importante que dormir ocho horas es imprescindible que el sueño sea reparador para recupera la energía consumida. Dormir menos de seis horas no beneficia al organismo.

Dieta sana y equilibrada

Es mejor hacer cinco comidas ligeras al día que tomar tres copiosas. Todos los días se deben incluir en la dieta un vaso de leche y 300 gramos de verdura o fruta. Las legumbres, hidratos de carbono, pescado, carne, huevos y lácteos se deben administrar con orden a lo largo de la semana. El aceite de oliva, los cereales y el pan resultan imprescindibles para llevar una dieta equilibrada. Comer una manzana al día equivale a tomar la ración de vitamina C, además refuerzan las encías y sacian el apetito sin aportar calorías extras.

AGUA VITAL

Es la mejor hidratante y la más barata. Acostumbrarse a beber un mínimo de dos litros al día y hacerlo poco a poco, contribuye a arrastrar los desechos, alivia el estreñimiento y es un excelente diurético. Durante las comidas, lejos de engordar, beber agua ayuda a mejorar la digestión.

PARA DISIMULAR EL ALMANAQUE

EJERCICIO DIARIO

Ejercicio sí, pero relajante y controlado. La última tendencia que se practica en los gimnasios es la gimnasia de bienestar y responde a minar el cuerpo y desconectar de los problemas diarios. Estas gimnasias dulces ejercitan los músculos y buscan el equilibrio entre el cuerpo y la mente, proporcionando una sensación de descanso. Ya muchas personas rechazan machacarse el cuerpo tras una dura jornada laboral. Si no se tiene tiempo ni dinero para acudir al gimnasio, caminar una hora diaria a buen ritmo sincronizando la respiración, constituye la mejor prevención contra el envejecimiento, ya que fortalece los músculos y huesos, activa la circulación y relaja. La falta de ejercicio es la responsable número uno de las flaccidez, síntoma inequívoco del envejecimiento. Si no se ejercitan los músculos, las fibras de colágeno y la elastina, responsables de la elasticidad, se atrofian.

REÍR

Lejos de acentuar las arrugas, la risa multiplica la capacidad respiratoria por cuatro. Además la risa facilita la digestión, relaja los músculos y refuerza el sistema inmunitario. Por si esto fuera poco, estudios científicos demuestran que la risa es el mejor antídoto contra el estrés y la ansiedad, ya que incrementa el número de linfocitos. Lo ideal es reírse a diario acompañada de amigos, familia o compañeros de trabajo, pero si esto es imposible, se puede recurrir a una buena película o a un taller de risoterapia.

DEJAR DE FUMAR

La nicotina roba oxígeno a las células y obstruye los vasos sanguíneos, por lo que la piel se apaga, pierde su luminosidad. Pero esto es lo de menos, ya que los fumadores que consumen dos paquetes de cigarrillos al día tienen el 90 % de posibilidades de contraer cáncer del pulmón.

PROTEGERSE DEL SOL

Los efectos de las radiaciones solares son cada vez más perjudiciales. Broncearse sin dejarse la piel es cuestión de dosificar la radiación solar. Todos los signos de una piel envejecida –arrugas, sequedad, flacidez y manchas- están íntimamente ligadas a las exposiciones solares. Los beneficios del sol en el organismo son muy importantes. Los rayos del astro sol activan la formación de vitamina D, elevando la tasa de calcio en la sangres y fijándola sobre los huesos para fortalecerlos. Estimula el metabolismo de las proteínas, favorece la expulsión de ácido úrico y aumenta la tolerancia de azúcar. Multiplica la producción de glóbulos rojos y estimula el transporte de oxígeno por la sangre. La presencia del sol es vital para la estabilidad física y emocional, pero se debe tomar de manera progresiva y con protección.

PIEL ATENDIDA

Es imprescindible a diario la limpieza, hidratación y protección de la piel de todo el cuerpo. Mascarillas, exfoliantes y “peeling” ayudan a conseguir una epidermis sana y tersa. El contorno de ojos es la zona más delicada del rostro, la primera que acusa los signos de cansancio y delata la edad. La piel de esta zona, mucho más frágil y fina que la del resto del cuerpo, apenas cuenta con células grasas, por eso es imprescindible aplicar a diario cremas de tratamientos específicas. Otra de las partes de cuerpo que preocupa a la mujer es el pecho. Para mantenerlo en su sitio, es necesario hacer todas las actividades con la espalda recta y utilizar sujetadores adecuados. Las duchas de agua fría con movimientos circulares y el ejercicio son beneficiosas para mantenerlo firme.

NOTA: según el estilo de vida y los cuidados a la piel, la diferencia entre la edad cronológica y la edad real varía entre cinco y diez años.

Agregar Comentario

Click here to post a comment