Sri Sri Ravi Shankar, el gurú que busca la paz para el país

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La distancia entre Caracas y la capital de la India (Nueva Delhi) en línea recta es de 14,202 kilómetros, el guarismo representado en millas es 8,825. Ese es el recorrido que debe hacer cualquier ciudadano que decida viajar de la patria de Mahatma Gandhi a Venezuela, o viceversa.

De ese país, cuya población es 1.310 millones de personas y conocido en el mundo por su espiritualidad, es oriundo Sri Sri Ravi Shankar, el líder espiritual, que a través de diferentes organizaciones creadas por él mismo, entre ellas El Arte de vivir, se ha dedicado a esparcir el mensaje de paz y reconciliación por el mundo

No es la primera vez que Ravi Shankar, cuyas fundaciones tienen impacto en más de 150 naciones, visita el país. Ya estuvo en Caracas a finales del 2012, cuando ofreció una charla en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela sobre su filosofía El Arte de Vivir, en la que abordó herramientas para reducir el estrés a través de técnicas de respiración, meditación y yoga.

Lo que sí es una novedad es la polvareda que levantó luego de conocerse su encuentro, a mediados de la semana que culmina, con el presidente de la República, Nicolás Maduro, en el Palacio de Miraflores, quien lo llamó hombre de gran experiencia como mediador en la solución de conflictos en varios países del mundo y dijo que sus aportes “vienen a fortalecer el proceso de diálogo” entre el Gobierno y la oposición, que se lleva a cabo en Barbados con el auspicio de Noruega.

“Visité Venezuela luego de una brecha de ocho años. El presidente Nicolás Maduro me recibió calurosamente y escuchó mis ideas. Discutimos los principios de no violencia y paz a través del diálogo”, escribió el pasado jueves su cuenta de twitter este gurú reconocido en 2010 por la revista Forbes como la quinta persona más influyente de la India.

Mediador exitoso. El maestro Ravi Shankar, quien colaboró en las conversaciones entre el Gobierno neogranadino y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), que terminaron con la firma de un acuerdo de paz, mostró interés en poder también sostener un encuentro con algún representante de la oposición venezolana, pero, aseguró que por razones de tiempo no pudo hacerlo.

Ante tal intención, el opositor Juan Guaidó en declaraciones a una radio de Colombia, dijo que “no confía en ese elemento”.
En la reciente visita al país, el gurú indio tampoco tuvo tiempo para establecer contacto con los medios, como si lo hizo en 2012, cuando concedió entrevistas y hasta ofreció una rueda de prensa.

En esa ocasión, fue consultado acerca de la necesidad de lograr un punto de reconciliación en el país. En consecuencia, el líder humanista reflexionó que “los cambios son necesarios, pero deben ocurrir de manera pacífica, no violenta. En un país en democracia las visiones de las personas deben ser respetadas. Es muy necesario en Venezuela que se brinde educación acerca de la paz y de la no violencia”.

Además, de su contribución con la pacificación del vecino país, Ravi Shankar ha participado en múltiples procesos de diálogo, negociación y conflictos . Así, de acuerdo con su sitio web, en la misma India (Kashmir, Assam y Bihar), Kosovo, Irak y Siria, y Costa de Marfil, los programas de Ravi Shankar han tenido un impacto documentado en las personas involucradas en conflictos armados para seguir el camino de la paz.

Formación en paz. El 13 de mayo de 1956, en la India, ve la luz Ravi Shankar. Ya a los cuatro años, según la biografía publicada en su sitio web, era “capaz de recitar partes del Bhagavad Gita, una antigua escritura en sánscrito, y a menudo lo encontraban en estado de meditación”.

Veinticinco años más tarde, en 1981, fundó la organización humanitaria El Arte de Vivir, mediante la cual ha tocado la vida de 370 millones de personas a escala mundial. En Altamira, Caracas, con mayoría de población opositora al Gobierno, existe una filial de esa ong en la que se ofrecen cursos de meditación, yoga, y técnicas de respiración, dirigidas a la reducción del estrés, eliminación de emociones negativas y depresión.

La Fundación El Arte de Vivir ofrece programas para reducir la violencia en las escuelas, rehabilitación de personas privadas de libertad, enfermos terminales, adictos y comunidades en zonas de riesgo.

En el marco de su viaje al país, en 2012, se inauguró un programa piloto titulado Educación por paz en la escuela comunitaria El Colibrí, ubicada en el barrio Antonio José de Sucre, en Petare, en el estado Miranda, colegio escogido por ser uno con mayor número de niños y jóvenes: 260 estudiantes, con edades entre los 3 y los 16 años. El proyecto ha tenido por finalidad masificar, entre los jóvenes, la campaña de Ravi Shankar por la no violencia y libre de estrés.

En 1997 creó la Asociación Internacional para los Valores Humanos con sede en Ginebra (Suiza), organización que desde 2002 figura con rango de consultor especial en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

The Beatles. Ravi Shankar, reconocido en el 2011 por la Unesco como uno de los oradores más destacados igualmente es conocido por ser discípulo el famosisísmo Sudhakar Chaturvedi, colaborador por largos años de Mahatma Gandhi, y de Maharishi Mahesh Yogi, otro gurú de la India fundador del movimiento Meditación Trascendental, quien también tuvo proyección en diferentes continentes.

A Mahesh Yogi, cuyo movimiento buscaba aliviar tanto el estrés de los individuos como los problemas de la sociedad y la violencia, era notorio, entre otras razones, por haber recibido, en 1968, en su áshram (centro de meditación y enseñanza hinduista en el que los alumnos conviven bajo el mismo techo que sus maestros) a The Beatles, agrupación que llegó a ser percibida como la encarnación de los ideales progresistas y uno de sus exmiembros, John Lennon, legó una gran canción (Imagine) al mundo.

The Beatles and friends give an audience to the Maharishi Mahesh Yogi, 4th September 1967. From left to right; Paul McCartney, Jane Asher, Patti Harrison, Ringo Starr, his wife Maureen, John Lennon (1940 – 1980), George Harrison (1943 – 2001) and Maharishi Mahesh Yogi. (Photo by Keystone Features/Hulton Archive/Getty Images)

La banda de Liverpool asistió en esa fecha a una sesión de entrenamiento avanzado de Meditación Trascendental, una técnica de meditación basada en la repetición de mantras que puede ayudar a desarrollar el cerebro y mejorar la salud y la vitalidad.
Fue uno de los períodos más productivos de la banda, pues había escrito más de 30 canciones durante su estadía en áshram. Analistas aseguran que el interés de The Beatles en el Maharishi puso en los ojos de la cultura occidental la espiritualidad india, al tiempo que incentivó a miles de personas a introducirse en la Meditación Trascendental.

Al César lo que es… Durante su apostolado, Ravi Shankar ha recibido, además de los ya citados, diversos reconocimientos: 38 otorgados por gobiernos y 19 por universidades e instituciones educativas de todo el orbe. En 27 ciudades y estados de Canadá y Estados Unidos, dedican, en fechas distintas, un día para celebrar su nombre.

Ha sido postulado en cuatro ocasiones al Premio Nobel de la Paz y sus seguidores se cuentan en millones.
En estos tiempos, en que las redes sociales han pasado a ser herramientas fundamentales para difundir mensajes y sumar adeptos, el gurú indio, a igual que otros líderes, tiene presencia en twitter, facebook y Youtube. Así, en su cuenta @SriSri tiene 4,1 millón de seguidores.

Polémicas. Su popular figura no está exenta de polémicas. Para muchos de sus críticos, él es la encarnación de un comerciante de la religión. Cuestionan la suntuosidad del áshram de Ravi Shankar, que ocupa un imponente terreno de más de 40 hectáreas en la ciudad india de Bangalore.

En dicho centro se encuentra una escuela para el estudio de Vedas, los cuatro textos que fueron la base de la desaparecida religión védica, previa al hinduismo; y una enorme cocina que alimenta todos los días a 5.000 devotos.
Al sociólogo e intelectual indio Dipankar Gupta, en declaraciones a la BBC, le preocupa que “algunos de estos gurús vivan “esplendorosamente” y cree que “eso no conjuga con su persona espiritual”.

“La fastuosidad es contraria a la espiritualidad, pero la comodidad, no. La austeridad no tiene que implicar sufrimiento. Uno no tiene que vivir en una choza con goteras, con frío y sólo una cobija. Eso no es señal de espiritualidad. Cuando hace calor no tienes que estar bajo el sol para ser espiritual… ¡puedes tener aire acondicionado, sin problema!”, respondió el líder espiritual al mismo medio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×