Inicio » Política » ESPECIAL | De la mano con Bolívar

ESPECIAL | De la mano con Bolívar

El presidente Chávez retomó las tesis unionistas del Libertador para promover la integración en América Latina
    Compartir

Carolina Hidalgo.– Con el anticolonialismo como doctrina y la integración como estrategia, el presidente Hugo Chávez condujo la nave de las relaciones internacionales y reanimó con su actuación las líneas fundamentales del pensamiento de Simón Bolívar.

Chávez partió de las tesis unionistas del Libertador planteadas en el siglo XIX, pero en plena vigencia, (un ejemplo en la práctica es la Unión Europea), para diseñar su estrategia en el siglo XXI que consistió en crear las condiciones para la pluripolaridad.

Es decir, buscar el equilibrio necesario a través de la conformación de bloques de países en América Latina que permitieran defender los intereses de las naciones en vías de desarrollo en un mundo dominado por los poderosos.

Con Bolívar. “Se trata de retomar la idea originaria de Bolívar que no fue sólo de Bolívar, fue de otros también, quien planteó en el Congreso de Panamá la idea de conformar una Liga de Naciones: una Unión de Repúblicas”, expresó el Jefe de Estado en entrevista con Marta Harnecker.

Uno de los documentos fundamentales del Libertador donde se esboza la tesis de la integración es la Carta de Jamaica de 1815.

Allí expresa: “Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo”.

En este documento plantea sin embargo que esta unión debe ser entre iguales, es decir entre naciones que compartan bienes culturales, lo que excluye a Estados Unidos.

“Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión debería por consiguiente tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse.”

Anticolonialismo. Bolívar mantuvo un pensamiento anticolonialista. Su idea de integración estuvo vinculada geopolíticamente a la unión de los países débiles “para poder competir en el mundo frente a las intenciones hegemonistas de los poderosos”, como lo expresa Néstor Francia en su libro Qué piensa Chávez, aproximación a su discurso político.

Chávez toma para sí esta doctrina y la pone en práctica. Cuestiona abiertamente la globalización en tanto se convierta en excusa para vulnerar la autodeterminación e independencia de los países.

Queremos integrarnos al mundo globalizado, sí, pero queremos ser también parte de ese mundo globalizado con dignidad, con niveles altos de independencia”, afirmó en un discurso pronunciado en abril de 1999.

Cuando llega al poder en 1998 inicia una cruzada a favor del equilibrio internacional. Había ocurrido el fin de la Unión Soviética y de la Guerra Fría, Estados Unidos se erigía como dueño del mundo y el neoliberalismo como el sistema hegemónico.

En este panorama, Chávez plantea su tesis para los países débiles. El 6 de mayo de 1999 pronuncia un discurso ante la Asamblea Nacional, donde adelanta su proyecto. “El mundo no puede ser unipolar ni bipolar, sino pluripolar y nosotros estamos llamados en esta parte, en este corazón del mundo nuevo, a conformar un gran bloque de fuerzas.”, expresa.

Comienza a cuestionar al neoliberalismo y la actuación de las grandes potencias y su hegemonía y señala la irracionalidad del capitalismo, la cual, según su tesis, conduciría el mundo a un abismo.

Esto cala en sectores progresistas del planeta y marca la diferencia en el planteamiento de la mayoría de los Jefes de Estado del momento.

“En el 91 cae la Unión Soviética y eso fortalece aún más el neoliberalismo: ‘Se dan cuenta, teníamos razón, es el neoliberalismo el camino, no hay otro. Fracasó el comunismo, fracasó el socialismo, nos queda solo este camino, móntense en el tren, el tren del infierno digo yo”, expresó el 9 de octubre de 2001 en la V Convención de la ONU en Ginebra, Suiza.
Chávez cuestionó la falta de voluntad política para enfrentar los cambios sociales y puso el dedo en la llaga de las desigualdades mundiales.

Me da la impresión de que no hay voluntad para cambiar de camino, en todas esas cumbres del milenio o de las Américas, esos nutridos documentos sociales no son más que un saludo a la bandera”, aseveró en la Cumbre sobre la Deuda Social y la Integración Latinoamericana de julio de 2001.

Gracias a su acción, se prendió en América Latina una llama de integración e independencia que permitió la conformación de organismos como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (Alba), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Extracto de la Carta de Jamaica

“Yo diré a usted lo que puede ponernos en aptitud de expulsar a los españoles es la unión ciertamente; mas esta unión no nos vendrá por prodigios divinos, sino por esfuerzos bien dirigidos. La América está encontrada entre sí porque se halla abandonada de todas las naciones”. Simón Bolívar

Lee más de nuestro ESPECIAL sobre Hugo Chávez Frías

1.- De la mano con Bolívar

 

2.- América Latina ya no será la misma 

 

3.- Chávez y Estados Unidos, ¿Qué piensa usted?

 

4.- Chávez motor de integración 

 

5.- Chávez y sucircunstancia 

 

6.- De cumbres y abismos

 

7.- Solidario con los pueblos    

 

 

 

 

Agregar Comentario

Click here to post a comment