Winnipeg

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Termino de leer la última novela de Isabel Allende. Se llama: Largo pétalo de Mar. El título es tomado de una frase del gran poeta chileno, premio nobel de literatura, Pablo Neruda, que describió a Chile, su país, “como un largo pétalo de mar y nieve”.

Isabel Allende nació en Perú, creció en Chile. Después del golpe militar de 1973 que derrocó a Salvador Allende, se asiló en Venezuela como tantos de sus compatriotas. Hoy vive en California, Estados Unidos y es una de las más notables escritoras en lengua castellana, premiada con la medalla de honor del National Book Award en Estados Unidos por su gran aporte al mundo de las letras.

La novela tiene que ver con el terrible sufrimiento de una familia republicana española, víctima de la guerra civil que ocurrió en España entre 1936 y 1939. Allí, en esa excelente novela, aparece descrito el horror de esa guerra fratricida que duró tres años, que causó un millón de muertos y que desembocó en una larga tiranía que se extendió por cuarenta años.

Cuenta Isabel Allende el sufrimiento causado por la guerra. También describe la tragedia que significó la derrota de las fuerzas leales a la República y el drama de la emigración a Francia, acribillados por aviones italianos y alemanes y recibidos con maltratos de toda índole en campos de concentración. Y, por si fuera poco, el inicio de la segunda guerra mundial.

El poeta Neruda, que para la época desempeñaba responsabilidades diplomáticas en Paris, logró fletar un barco, el Winnipeg que llevó a más de dos mil españoles rumbo a Valparaíso, Chile. Allí viajaron aquellos pobres exiliados a buscar la paz y la libertad que les negaba su país. Fueron recibidos con la proverbial hospitalidad chilena y se integraron en la vida social de Chile durante varias décadas hasta que vino el golpe de estado que derrocó al presidente Allende. Volvieron a vivir la tragedia de la persecución, de los campos de concentración, de las torturas, de los fusilamientos sin fórmula de juicio.

“Un viaje a través de la historia del siglo XX de la mano de unos personajes inolvidables que descubrirán que en una sola vida caben muchas vidas y que, a veces, lo difícil no es huir sino volver”. España y Chile sufrieron mucho. Ojalá los venezolanos que tanto hemos sufrido en el inicio de este siglo XXI encontremos mejores maneras de superar nuestra crisis que los españoles en 1936 o los chilenos en 1973. Seguiremos conversando.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×