Inicio » Opinión » Vida nacional

Vida nacional

    Compartir

Ramón Guillermo Aveledo.- Las colas para entrar a los supermercados las veo incluso en domingo. Desde temprano. Se corre la voz de los productos que van a llegar. Es, fundamentalmente, gente que no vive cerca. Parece que no a todas partes llega todo y la gente se mueve en la ciudad para buscar dónde hay. Y en caracas hay más que en las regiones. También es cierto que debe haber un sistema a través del cual circula la información.

Me dicen que buena parte del gentío que espera horas compra para revender. Lo llaman “bachaqueo”, actividad que el gobierno censura, culpa de varios males y, oficialmente, persigue, pero en el fondo la estimula con sus políticas y, de seguro, por los intereses de más de uno. Pero, sinceramente, la aparición de ese tipo de comercio es perfectamente natural en ambientes de escasez y precios que suben constantemente. Comprar productos regulados que se sabe que tendrán compradores en seguida genera una ganancia y segura cuando la economía de las oportunidades casi no existe. Nada tendría de raro que haya quien financie a estos compradores pobres que aguantan la amanecida, el sol y la lluvia.

¿Dónde conseguiste? ¿Cuánto te costó? Son preguntas que hacemos y nos hacen con frecuencia, porque la clase media también sufre las penurias de esta crisis que afecta a todos, salvo al pequeño grupo del poder. Es otro rostro del mismo problema, el que caracteriza este modo de vida nacional que lleva a tantos a lanzarse a la aventura, siempre incierta, de la emigración, muchas veces en condiciones desesperadas. Irse de aquí, cuanto antes y como sea.

Las medidas anunciadas no han frenado la inflación. Los precios en bolívares soberanos suben velozmente y nada cuesta igual que la última vez que compraste. Ahora, incluso, hay inflación dolarizada. Ni siquiera en divisas hay estabilidad de precios. Tampoco parece que haya contribuido a aliviar la escasez. Si no ¿cómo se explica la mínima variedad en la oferta y la inquietud por saber dónde hay lo que necesitamos?

El gobierno ha logrado la proeza de la igualdad, pero consiguiendo que a nadie le alcance el ingreso que puede aumentar nominalmente pero compra cada vez menos. La única excepción en este bajón colectivo de nuestra calidad de vida es el grupito que parte y reparte y coge la mejor parte. Esos a quienes no les importa cuánto cuesta un pasaporte porque ellos o sus panas son los que los emiten.

Esta vida nacional de hoy no es vida. Por eso no hay que acostumbrarse. Hay que cambiarla.

Ramón Guillermo Aveledo
@AveledoUnidad

Agregar Comentario

Click here to post a comment