Un adiós para el comandante Pablo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Fue el lunes 23 de septiembre, en brazos de sus camaradas que entonaban Bella Ciao, fue sacado de la funeraria Valles, el féretro con los restos de Juan Vicente Cabezas, ingeniero y profesor de la UCV, a quien se conoció como el comandante Pablo en los frentes guerrilleros de los años sesenta, partiendo de finales de 1962, cuando el PCV, el MIR y sectores progresistas de URD se fueron a la lucha armada.

La historia nos dice que en el club Las Fuentes, en El Paraíso, el PCV realizó su 3er. Congreso y decidió empuñar las armas. Luego le seguiría el MIR, creado el 9 de abril del mismo año 1960 en Maracaibo. Cabezas fue de los primeros en subir a las montañas, luego que en La Azulita surgió el primer frente que se irradiaron a los estados Lara, Yaracuy, Portuguesa y más tarde hacia Oriente, donde se instaló el MIR.

Fue en El Charal, Portuguesa, donde se inicia con el frente Libertador que luego asume el nombre de José Antonio Páez. En Lara operaba el Simón Bolívar, con Argimiro Gabaldón al frente, hasta el 13 de diciembre de 1964, cuando se le escapa un tiro a uno de los integrantes y lo hiere mortalmente; Zapata es su apellido. Les seguían muchos luchadores: Argelia Laya, Tirso Pinto, -sustituyó a Gabaldón-, Douglas Bravo, Francisco Prada, Fabricio Ojeda, Luben Petkoff, Nicolás Hurtado Barrios, Ramón París Aldana, Freddy Carquéz, Octavio Acosta Bello, Hernán Cortés Mujica, Pavel Rondón, Andrés Aguilar y cientos de militantes del PCV, el MIR y URD.

Cabezas militó desde su juventud en las filas marxistas leninistas y fue comandante del frente guerrillero en El Charal. Había nacido en Tucupido, el 26 de enero de 1936 y coincidentemente, en esta población fusilaron el 31 de enero de 1815 por orden de Lorenzo Barrajola, a José Félix Ribas, quien había nacido el 19 de septiembre de 1775.

Fue un luchador contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Sufrió cárcel y persecución. Hace un par de años tuvimos varios encuentros en la Librería Historia, de Jonás Castellanos, quien también transitó por las guerrillas. Un saludo revolucionario y mi sentido pésame para los familiares del comandante Pablo, camarada cabal, auténtico… Adiós por siempre…

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×