Territorios sustentables

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La situación del sistema eléctrico nacional (SEN) es delicada, a pesar de la contracción de la demanda eléctrica y que el Gobierno bolivariano emprende acciones para estabilizarlo, siendo un síntoma los racionamientos que se mantienen en algunas zonas, en particular en el Occidente del país.

Nuestra principal fuente de energía tiene dos características: es hídrica y concentrada (Complejo Hidroeléctrico Simón Bolívar). Consiente de este hecho, Chávez incorporó en el Plan de la Patria las pautas para comenzar un proceso que permitiera diversificar las fuentes de energía que aportan al SEN, o dicho de otro modo, la matriz energética del país.

En este marco se comenzó la instalación de los parques eólicos, para aprovechar nuestro potencial eólico (estimado en 3.353 Tw y ubicado cerca de zonas urbanas). Igualmente, se adquirió la tecnología para instalar plantas termoeléctricas con alimentación dual (gas y gasoil).

Cuando ocurrió el colapso eléctrico a principios de año, nos encontramos con los parques eólicos abandonados y las plantas termoeléctricas aportando ínfimamente y en un estado deplorable.

Afrontar la situación del SEN exige retomar el enfoque del Plan de la Patria, que algunos denominan promover los territorios energéticamente sustentables, y que se adecua a la condiciones de agresión en la que se encuentra nuestra patria. En este reimpulso los proyectos bandera son los parques eólicos en la Guajira, Paraguaná y el Oriente del país, para generar un equilibrio en el SEN y lograr estabilizarlo, y así el Occidente no sería la cola dependiente, sino un extremo que aporta.

Igualmente, implica el aprovechamiento de la energía solar en instalaciones claves, como por ejemplo en el sector salud, educación o defensa, así como en zonas urbanas o alejadas de las rutas de distribución.

Dentro del enfoque de los territorios energéticamente sustentables es necesaria la recuperación de las capacidades de las termoeléctricas, para contar con un respaldo en caso de contingencia. Solo que en particular deberían operar teniendo como combustible el gas y liberarse de la dependencia del gasoil, que supone un gasto inmenso para el país.

Podría pensarse inicialmente que las soluciones al problema eléctrico convoca solo a los especialistas, lo cual es errado. Todos debemos comprender la situación y aportar en el debate social y organizativo de las alternativas. No basta con quejarse, hay que participar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print