Inicio » Opinión » Suspiro limeño

Suspiro limeño

    Compartir

Tulio Monsalve.- Postre tradicional de la gastronomía de la capital peruana. Lo recuerdo hoy como efecto enlace con lo que será La Torta Diplomática ya histórica e indigna, inolvidable conocida como declaración del Grupo de Lima.

Esta reunión de Cancilleres -con excepción de México- declaró que no reconocerá el nuevo mandato de Nicolás Maduro Presidente de Venezuela, que debe comenzar el próximo 10 de enero: “Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, frente al inicio el 10 de enero de 2019 del ilegítimo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro (2019-2025) en Venezuela”.

Sobre este detallazo diplomático cabe destacar lo contradictoria de varias inconsistencias que sustenta esta declaración auxiliada con falacias. Solo para comenzar vale citar a un columnista que para nada conjuga con la línea ideológica de la izquierda quien afirma: “el problema no fue como afirma el documento las condiciones electorales sino que la oposición decidió no ir a votar, de haberlo hecho con los votos de los que se abstuvieron sin duda habrían ganado con una votación superior a 2015 al realizarse las elecciones parlamentarias”.

Las torpezas y falta de seso político ha llevado a la oposición en estos veinte años a las orillas de la desgracia bajo las formas de una catástrofe hasta convertir su narrativa en una lírica sin sentido con sabor a Suspiro Limeño.

En 20 años no descubren que las reglas y normas per se no producen votos. Y el tema de la supuesta búsqueda de “otras condiciones” es una farsa. Por eso sus palabras hacen perder cada vez con mayor facilidad la orientación a quienes pretenden seguirlos.

Bueno señores, ya tienen por voluntad de su mandante las cartas en la mano. Pero sepan cómo expresa el código gelatinoso de Lima en su punto 6 “su convicción de que la solución a la crisis política en Venezuela corresponde a los venezolanos y, por lo tanto, reiteran su permanente determinación para apoyar las iniciativas políticas y diplomáticas que los lleven a la democracia”. Más claro, ni Pilatos.

O sea de aquí en adelante, o Uds. se ponen los pantalones o van tener que llamar a Superman para que los auxilie, aunque ni eso, pues el Punto 9 de la Declaración “condena cualquier provocación o despliegue militar que amenace la paz y la seguridad en la región”, o sea que todo fue un Suspiro Limeño.

Tulio Monsalve

Agregar Comentario

Click here to post a comment