Inicio » Opinión » Solo los míos participan

Solo los míos participan

    Compartir

Aurora Lacueva.- Parece una buena estrategia: si se tiene el poder, usar a gusto todos sus recursos para mantenerse en él. Solo que con esa estrategia la democracia desaparece. En la cadena nacional que realizó con motivo del inicio del año escolar, el presidente Maduro se dirigió directamente al ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, y sin ningún reparo lo instó a fortalecer desde el ministerio el Movimiento Bolivariano de Familias y la Organización Bolivariana de Estudiantes. Ambas entidades se caracterizan por su compromiso político con el gobierno.

Desde luego, tienen todo el derecho a existir: tanto el estudiantado como los padres y las madres que sean partidarios de esta gestión deben gozar de la libertad de organizarse y actuar. Pero el desarrollo de sus organizaciones no es tarea de una institución del Estado como el Ministerio de Educación. El ministerio debe ocuparse es de estimular y apoyar el funcionamiento de las instancias plurales de cogobierno y control popular: los consejos educativos y los consejos estudiantiles. Son instancias que deberían estar funcionando bien en todos los planteles, y que además tendrían que formar redes entre escuelas, de manera de elegir voceros a nivel municipal, estadal y nacional, que pudieran participar en la gestión de nuestra educación. Esa es la verdadera democracia: familias y estudiantes de todas las tendencias políticas involucrados en la toma de decisiones y la acción positiva dentro de su escuela y, más allá, en su municipio, su estado y el país entero. ¿Qué voces predominarían en esas instancias? No las que el gobierno quisiera sino las que las familias y el estudiantado quisieran.

Tal es la democracia participativa y protagónica que plantea nuestra Constitución.

En esas instituciones seguro estarían presentes las familias y los estudiantes del Movimiento Bolivariano, como miembros de cada escuela. Junto a ellos se encontrarían estudiantes y familias comprometidos con otros pensamientos políticos así como independientes. Lo contrario ya lo conocemos, por experiencias del siglo XX: sociedades cerradas, donde solo tienen derecho a participar los que apoyan al poder. Sociedades donde desde el poder se fomenta el conformismo e incluso el arribismo. Así la democracia muere y el país no avanza.

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment