Sin carácter no hay autoridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El término carácter hoy día es objeto de confusión. El pastor Germán Gómez, en su libro Entendiendo el Poder del Carácter expresa: El carácter es lo que confirma el poder y la medida de la capacidad de lo que podemos alcanzar en la vida.

Mucha gente utiliza el vocablo carácter para calificar ciertas actitudes de maltrato, inclemencia, dominación, crueldad y explosiones emocionales, y cuando se dice entonces que alguien tiene mal carácter, lo que significa en realidad es que no tiene carácter, así lo expresa el autor del libro.

Al contrario de esa versión, muchos líderes en la historia de la humanidad, por no tener carácter, presas del miedo, se rodean de símbolos de fuerza para ocultar o disimular su fragilidad y debilidad.

Quien más débil que Nerón, que aterrorizado ante la posibilidad de perder su imperio y su mofletuda comodidad, ordenó matar a los niños, aun recién nacidos.

Quien más débil que Hitler, que ordenó matar a todo un pueblo, a una nación; quien más débil y sin carácter que el conquistador que vino a imponerse a la fuerza y terminó huyendo despavorido.

El hombre y la mujer de carácter son seres humildes, auténticos y apegados a la verdad.
Quién duda del carácter de Gandhi, que se despojó hasta de sus títulos y sus vestiduras para convencer a multitudes de su autoridad y su verdad.

La persona sin carácter busca aliados de su misma condición, y “compran” su adhesión y apoyo con prebendas, por ello la falta de carácter propicia la corrupción.

La ausencia de carácter lleva a la persona a crear ídolos con pies de barro, fetiches que los protejan, así se alejan de la realidad y por ende de la verdad. Se creen sus propias mentiras, viven en la oscuridad.

Tres palabras van unidas, entrelazadas: carácter, verdad y autoridad.
La paz y la serenidad del hombre de carácter lo lleva a ser creíble cuando expresa su verdad: es como si alumbrara sin necesidad de artificios para convencer, su sola presencia y su palabra expresan su “autoritas” que genera confianza.

Magistrada emérito del Tribunal Supremo de Justicia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad