Últimas Noticias Logo

Caracas, 26/10/2014
Iniciar sesión| Registrarse


OPINION | 26/07/2012 07:15:00 a.m.
Ruta Olímpica: Poca flema y mucha rumba
Un lugar común describe a los ingleses como seres flemáticos, distantes y rígidos

Ruta Olímpica: Poca flema y mucha rumba
Las condiciones climáticas son buenas (Creditos: AFP)
Eumar Esaá | ÚN.-

Nada que describa ni aproximadamente lo que hemos encontrado a nuestra llegada a Londres para los terceros Juegos Olímpicos que esta ciudad organiza: unos seres abiertos, relajados y dispuestos a echar una mano incluso si no se les ha pedido.

"Can I help you?" (¿puedo ayudarla?), se cae de los labios de cualquier transeúnte al menor asomo de duda que muestre uno, lo que echa por tierra también el prejuicio sobre el ensimismamiento de los ciudadanos de la megalópolis británica. Al menos uno de esos ayudantes espontáneos ha perdido su tren mientras consulta en su teléfono inteligente la aplicación que permite desentrañar el intrincado sistema de transporte de Londres, que unifica en una misma red los servicios de Metro, ferrocarriles urbanos y extraurbanos y autobuses.

Y es que a diferencia de sus predecesoras olímpicas Atenas y Beijing, donde la tensión por cumplir con los altos estándares de excelencia que impone la cita de verano podía respirarse en el aire, Londres está relajada. Los encargados de seguridad de los accesos al Parque Olímpico se permiten incluso improvisar bailes y canciones para saludar o despedir a los visitantes. Tal vez la vocación británica por la corrección sea tal que ésta sale sin esfuerzo, como un acto reflejo que no necesita de la voluntad para ejecutarse.

Lo cierto es que el ambiente festivo de la ciudad no se empaña ni siquiera por los rígidos procedimientos vinculados a la organización: éstos se cumplen como por arte de magia mientras sus ejecutores se dedican a mostrar una amabilidad a toda prueba.

Las condiciones climáticas también contribuyen a aumentar la simpatía de la ciudad. Luego de unos días helados la semana pasada, que llegaron a los nueve grados, el lunes arrancó un verano esplendoroso. Los abrigos se fueron temporalmente al desván, aunque se sigue anunciando lluvia para el día de la inauguración y las temperaturas rondan los 30 grados centígrados.

La mayoría de los atletas de la delegación venezolana están acompañados por sus familiares en esta expedición. Padres, hermanos, esposos, novios y hasta una abuela (la de Rubén Limardo y María Gabriela Martínez) han venido a ser parte de la fiesta, algunos por cuenta propia pero la mayoría con ayuda de Mindeporte. Entre las pocas excepciones se encuentra la tiradora Maribel Pineda, que ayer se dedicaba a intercambiarse caritas felices por el celular con su pequeñita de tres años, que se quedó en Valencia al cuidado de su padre, el escopetero, también miembro de la selección nacional, Mario Soares.

eesaa@cadena-capriles.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad