Réplica del embajador de Rusia Zaemsky

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Me veo obligado a hacer unos comentarios respecto al artículo de la Sra. Gloria Cuenca denominado “Chernobyl (I)” publicado el pasado 16 de junio.

A juzgar por el carácter de este artículo la autora tiene una idea muy aproximada en qué consistía la tragedia que ocurrió en Chernobyl. Por lo menos ni siquiera sabe exactamente donde se encuentra este lugar. Por lo visto este hecho también afecta sus “evaluaciones de experto” sobre aquellos acontecimientos trágicos.

Al parecer la autora está acostumbrada a sacar la información sobre algunos hechos históricos del cinematógrafo estadounidense. En este sentido tengo que desilusionar a la Sra. Cuenca –éste no es una fuente fidedigna.

Puedo ilustrar mi comentario con el siguiente ejemplo. Según el medio francés Le Figaro en 1945 57% de los franceses estaban convencidos de que la Rusia Soviética había hecho el aporte decisivo en la victoria sobre el nazismo, al haber pagado un precio muy alto –casi 27 millones de ciudadanos soviéticos cayeron en la lucha contra los fascistas.

Sin embargo, hoy en día los datos estadísticos demuestran que 58% de la población de países occidentales piensa que fueron los EEUU que supuestamente obtuvieron la victoria en la Segunda Guerra Mundial, lo que es el resultado directo de los esfuerzos del cinematógrafo estadounidense.

Para que sepa la autora, en el transcurso de los 33 años pasados desde el siniestro en Chernobyl en Rusia y en otros países afectados por la tragedia fueron hechos públicos, una enorme cantidad de materiales que indagaron el tema minuciosamente. Estos materiales se encuentran disponibles para los que quieren saber más de lo ocurrido.

Al mismo tiempo, quisiera subrayar que Chernobyl se convirtió para Rusia, Bielorrusia y Ucrania en un dolor no calmado que debe ser, según criterios civilizados, respetado y por lo menos no usado como pretexto para vanilocuencias ociosas.

Hay un dicho en Rusia: ¡Si uno no puede decir algo inteligente es mejor que se quede callado! Le recomiendo reflexionar sobre esta máxima.

Embajador de Rusia en Venezuela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×