Inicio » Opinión » Rehabilítenlas todas

Rehabilítenlas todas

    Compartir

Aurora Lacueva.- Las vacaciones son un tiempo oportuno para rehabilitar edificaciones educativas, y es positivo que el ministerio del área se haya abocado a esa tarea. Aunque parece que el plan solo va a cubrir una parte de las necesidades. En efecto, según informa la ciberpágina del MPPE en noticia del 19 de julio, durante este receso escolar está previsto atender a 3 mil 896 instituciones, desde inicial a media, en los 24 estados del país. Para la fecha indicada ya se habían favorecido 542 locales, y desde entonces las noticias ministeriales recogen el trabajo en 7 más, para un total de 549.

El programa incluye la reparación o reposición de instalaciones sanitarias y eléctricas, así como el reemplazo de cubiertas livianas y la impermeabilización de techos, labores ejecutadas por brigadas especializadas. Además, el ministerio aporta los insumos necesarios para que la comunidad educativa realice trabajos como pintura, arreglo de pupitres y desmalezamiento de áreas verdes. En ciertos casos se están cumpliendo también acciones más complejas, como la construcción de muros de contención o el reforzamiento de paredes perimetrales. Algunas noticias mencionan la instalación de tanques de agua, medida muy importante para garantizar que no se pierdan días de clase por los problemas con este servicio. Antes de este programa en marcha se había cumplido una primera fase, más sencilla, que cubrió 13 mil planteles en una “Jornada de Mantenimiento”: un día de trabajo voluntario para limpieza y otras acciones menores.

Precisamente, el número total de instituciones educativas nacionales es de 13 mil 721, de acuerdo a estadísticas del INE –muy atrasadas, de 2013-. Es decir, los planteles que van a recibir completa atención son apenas el 28% del total. Dudo que en los restantes 10 mil y pico no haya bombillos quemados ni pocetas rotas, ni ninguna otra reparación que hacer. Un año de uso de un local escolar implica un desgaste inevitable. Más cuando –como es nuestro caso- no es fuerte entre los usuarios la cultura del cuido. El esfuerzo por impulsar esta cultura debe hacerse, pero también es crucial que todo estudiante cuando entre a su plantel al inicio de clases encuentre un ambiente limpio y funcional donde trabajar. Es triste y limitante ir a una escuela de pupitres rotos, baños dañados y paredes descascaradas.

Aurora Lacueva

lacuevat@hotmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment