Últimas Noticias Logo

Caracas, 20/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


OPINION | 07/08/2012 12:04:00 p.m.
Quieto en Primera: El beisbol no puede ser olímpico
Una de las cosas que siempre he argumentado en contra es la tozudez de algunos aficionados del beisbol y el empeño que tienen de que este deporte vuelva a los Juegos Olímpicos

Alfredo Villasmil | ÚN.-

Aunque es un deseo muy loable querer que la especialidad que uno ama esté en la magna cita universal, también es cierto que con la filosofía actual, donde deben competir los mejores en cada deporte, el beisbol no tiene cabida en este evento.

Cualquier podría crucificarnos por tal afirmación, pero en realidad el beisbol no necesita de las olimpiadas para nada. ¿Por qué? Apelaremos al sentido común y a la lógica. El mencionado evento se realiza siempre, indefectiblemente, entre julio y agosto; nunca hemos visto al COI colocar en su almanaque la magna justa veraniega para los tres últimos meses del año. Entonces ¿cómo van a jugar los grandeligas allí si en los meses de la competición están sus equipos luchando por un cupo en la postemporada? El no beisbol sería mejor si va a los Juegos Olímpicos. Al final, todos los caminos conducen a una liga nada más, las mayores.

Esto no solo ocurre en MLB sino también en la Liga Japonesa de Beisbol y en la mexicana, y muchos circuitos de ligas menores que están en las etapas finales. ¿Cuál sería la solución? ¿Detenemos 15 días las Grandes Ligas y demás yerbas para enviar diferentes selecciones a los JJOO?

¿Reducimos la temporada de 162 a 150 partidos, y que dueños de equipos, peloteros, asociación, patrocinadores, concesiones y demás partes involucrados en el negocio del beisbol dejen de reportar ganancias sólo porque hay que ir, porque sí, a los JJ.00? Evidentemente la respuesta es no.

Como sabemos que eso no va a ocurrir, que seguirán las temporadas como están y todo en su justa medida, pongamos que el COI acepte de nuevo a la pelota como una de sus disciplina. Entonces vuelvan a dictar los señores de los anillos “¡pero con los mejores, sólo con los mejores!”, porque de lo contrario, fuera.  Haga un ejercicio de imaginación y siéntese, por un instante, en la silla de Brian Cashman, o Dave Dombrowski y Fran Wren.

Con toda la mejor de las intenciones llega el mánager de Venezuela, Estados Unidos u Holanda y le dicen a cada uno de ellos. “Estimados, vienen los Juegos Olímpicos ¿usted, señor Cashman, sabe, hemos tenido el honor y la deferencia de escoger a Derek Jeter como campocorto del equipo de USA, usted podría prestárnoslo por sólo 20 días, nada más 20 días, ni más ni menos, para que él vaya a representar a su país? Usted tiene en las menores peloteros que pueden hacer el trabajo”. ¿Cuál sería su respuesta como gerente general?
Imaginamos una escena así y sólo nos causa hilaridad.

El sonoro golpe, acompañado de la rotunda negativa sería la respuesta menos violenta y más educada que cualquier ejecutivo de Grandes Ligas daría ante tamaña petición, no solo por la descarada sino por lo absurda. ¿Saben lo que es privar a un equipo de sus piezas claves? Piense por un momento que pasaría con Detroit si “solo por los JJ.OO” le quitan a Justin Verlander, Miguel Cabrera, Prince Fielder; o a que a los Bravos le quiten a Craig Krimbel o a los Rangers a Joshn Hamilton. Sería un desastre, una irresponsabilidad en primer lugar; y en segundo término, esto sería faltarle el respeto a los aficionados y patrocinadores que van todos los días al estadio a ver sus partidos y pagan para ver a los mejores.

Por eso el beisbol no puede ser olímpico, no con los mejores, no con sus estrellas, porque, sencillamente, las condiciones no están dadas para esto. Así que dejémonos de sueños y pensemos que si alguna vez regresa la pelota a la magna cita del deporte mundial será con profesional de muy buen nivel, pero jamás con equipos de ensueño como en otros deportes, que durante estos meses descansan o apenas comienzan sus temporadas.

El beisbol es libertad, libertad en movimiento.


avillasmil@cadena-capriles


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad