Inicio » Opinión » Que resuelva el soberano

Que resuelva el soberano

Necesitamos que hable el pueblo venezolano y que sea él, el soberano, quien desate los nudos de este trance
    Compartir

Aurora Lacueva.- No sufrimos un contratiempo menor, que se solucionará de una u otra manera en breve plazo. Lo nuestro es una crisis enorme: política, económica, social e incluso moral. Esta crisis debe afrontarse y la respuesta tiene que venir del pueblo mismo.

El gobierno, por ser gobierno, tiene la mayor responsabilidad en reconocer la situación y ayudar a encontrarle una salida adecuada. Sin olvidar que han sido sus propios errores los principales causantes de que estemos en este punto: reiteradamente tomó medidas equivocadas o dejó de tomar medidas en diversos ámbitos. No hubo acertada comprensión de los problemas y de la manera de superarlos. Sumemos a ello la incompetencia y la corrupción, reconocidas por el propio presidente Maduro. También los factores de oposición deben colaborar para que salgamos del foso donde nos hundimos cada día más. Ellos han contribuido a que caigamos allí, con su accionar antidemocrático desde los primeros años de Chávez. Las sanciones del gobierno de EEUU son solo el añadido final de todo este proceso.

¿Nos invadirán fuerzas extranjeras? ¿Se agudizará el caos y un dictador nos impondrá su yugo? ¿Terminaremos en la guerra civil? ¿O seguiremos dando tumbos y viviendo mal durante años?

Urgen acciones serias, que nos eviten cualquiera de estos riesgos. Necesitamos que hable el pueblo venezolano y que sea él, el soberano, quien desate los nudos de este trance. Las ciudadanas y los ciudadanos no podemos ser convidados de piedra mientras élites políticas o factores de poder internacionales deciden nuestro destino. Por eso me parece clave la propuesta de realizar un referéndum consultivo vinculante, donde se nos pregunte si queremos o no unas elecciones generales, para renovar presidencia, asamblea nacional, gobernaciones, alcaldías y demás instancias de elección directa.

O, al menos, las dos primeras. Previo al referéndum habría que nombrar, de acuerdo entre gobierno y oposición, un nuevo Consejo Nacional Electoral que tuviera la confianza de todos. Sería también necesario llegar a convenios de convivencia democrática para las próximas décadas: todas las tendencias han de poder actuar libremente en el marco de la Constitución. Y ha de gobernar quien el pueblo quiera.

 

Aurora Lacueva

Educadora
@AuroraLacueva
lacuevat@hotmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment