Pueblo y ANC

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La elección de la ANC fue una iniciativa del presidente Maduro en función de derrotar la violencia y unir al pueblo de Venezuela contra la agresión imperial. La guarimba fue derrotada, agudizándose la guerra imperial a través del bloqueo comercial, financiero, económico y las diversas sanciones que se han impuesto a nuestra Patria.

El pueblo de Venezuela no se rinde. La inversión social ha sido lo dominante en el presupuesto público de la nación centrado en la justicia social basada en la defensa de las familias agredidas cotidianamente por el imperio. La política social ha estado sustentada además por una permanente defensa del socialismo y de la sociedad comunal. La ANC surge, pues, como un proceso social y creo que eso es lo que hay que fortalecer durante este año 2020, implementando procesos que permitan al pueblo ser un actor clave en las deliberaciones de la ANC.

Creo que los grandes temas del debate venezolano son: los geopolíticos; de la producción y el consumo; estado, sociedad y mercado; la sociedad comunal y el socialismo; la energía; la sustentabilidad ecológica, que subsumen una gran variedad de asuntos, que no desglosaré, que constituyen una totalidad interdependiente, compleja y diversa, por tanto, no se pueden discutir de manera fragmentada. Son locales y universales al mismo tiempo. Cómo desde la comuna puedo ver el mundo y viceversa.

Una ANC que delibere con profundidad, pero como un espacio permanentemente abierto a la comunicación y al debate donde el pueblo esté presente con sus esperanzas transformándolas en letra viva de los párrafos de la nueva constitución. Es necesario que el temario de los diferentes debates sea conocido públicamente y que la población tenga el derecho de intervenir en ellos, bien por escrito o por derechos de palabra solicitados previamente. Recordemos las posibilidades que ofrece el Art. 70, constitucional.

La ANC debe buscar los medios para sesionar en barrios y pueblos, ajustándose a las condiciones logísticas y de seguridad. Puede ser mediante comisiones, grupos de trabajo, la existencia de problemas locales que obliguen a un conocimiento directo, etc.

La guerra y la paz son los caminos dilemáticos que atraviesan el presente y futuro de la humanidad. El presidente Maduro lo tiene muy claro. De ahí la diplomacia de la paz.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad