Promesa verde ignorada

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hay en Venezuela plantas cuya siembra nos traería diversos beneficios, mas no nos ocupamos de ellas. En realidad, hoy en día -con la crisis que vivimos- hasta los cultivos históricamente explotados, como maíz, arroz, ajonjolí o algodón, se han visto reducidos.

Reavivar la atención a los rubros tradicionales y ampliarla a otros nuevos resultaría una iniciativa de economía sana y sustentable. Muy superior a la “fiebre del oro” que arrasa con árboles, ríos y suelos en el Amazonas en medio del desorden y el descontrol. No nos negamos a la explotación minera prudente en áreas ya intervenidas, sino a la apertura “a lo grande” que afecta a un irreemplazable pulmón vegetal.

Dos meses atrás me referí en esta columna al bambú, excelente para reforestar y también en la construcción de casas y fabricación de muebles y papel. A raíz de ello me escribió José Rafael Hurtado, miembro jubilado del personal técnico de la Unellez, reafirmando cómo en Venezuela existen vegetales que pudiéramos denominar “promisorios”, pero a los cuales les pasamos de lado. Hurtado destaca entre todos ellos al bambú y al merey. Este último lo cultivan en países tan lejanos como Nigeria e India y obtienen divisas de su venta, pero aquí en su lugar de origen -pues viene de Guayana y norte de Brasil- no ha pasado de la explotación artesanal.

La semilla es deliciosa y nutritiva: sus ácidos grasos monoinsaturados bajan los niveles de colesterol ‘malo’, sus antioxidantes eliminan en nuestro organismo los dañinos radicales libres, y su riqueza en magnesio y vitaminas del grupo B beneficia al sistema nervioso además de que el magnesio fortifica los huesos.

Por su parte, el seudofruto puede ser utilizado en la preparación de conservas, jugos, vinos y vinagre. Y el aceite de la cáscara que protege a la semilla ha mostrado potencial industrial como anticorrosivo, insecticida e incluso como agente para la cura y protección de la madera.

Hurtado dice con razón que la explotación de nuestras especies promisorias crearía conocimiento colectivo, desarrollaría pequeños y medianos emprendimientos, generaría fuentes de empleo y en general produciría riqueza, en el sentido más hermoso de la palabra, a partir de nuestro trabajo y aportando bienes de noble provecho.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×