Inicio » Opinión » Preguntas para los candidatos: ¿cómo?

Preguntas para los candidatos: ¿cómo?

    Compartir

Nelson Villavicencio.- Venezuela entra en contienda electoral presidencial. Lo obvio de unos resultados anticipados para algunos, justificada por la generosidad política en determinados comportamientos institucionales desvía el debate en temas medulares para el país.

El último plan de desarrollo nacional estimaba aumentar la producción de barriles a seis millones diarios. Una primera pregunta que uno pudiera hacer para quienes quieren gobernar al país es: ¿Cómo en el entorno financiero internacional de nuestra industria petrolera se prevé aumentar sustancialmente la producción? Mucho dirán que esto es un debate técnico donde el “pueblo” no es parte ni entiende. Pero el error no es solo esto último, sino también que partamos de esta pregunta. Continuo.

Segunda pregunta: ¿Cómo se pretende construir una economía posrentista si la primera pregunta puede parecer la más importante? De aquí parte todo. Si el debate económico de la Venezuela que viene inicia desde este desafío, creo que la condena se extiende y quizás llegue a su fin con todos nosotros.

La tercera pregunta, que en realidad debe ser la primera, es: ¿Cómo aspira cualquiera construir en Venezuela una economía que no dependa en el siglo XXI del extractivismo petrolero? ¿Cuáles son los productos o bienes y servicios que debemos desarrollar? ¿Cómo entendemos al país y a sus regiones para ello? ¿Cuanto nos cuesta? ¿De donde vamos a sacar los recursos? Con quienes lo vamos hacer? ¿A dónde van estos productos? ¿Cuál será el margen institucional para ello?

Cuando uno revisa datos anteriores al boom petrolero se encuentran rasgos reveladores. Nuestro país a inicios de 1900 era uno de los más pobres de la región. Volverlo a ser no sería nuevo. Algunos datos del IV Plan de la Nación, recogido en el libro El excremento del diablo, de Juan Pablo Pérez Alfonso, detallan cómo 12% de la población tenía problemas mentales. El 60% no consumía la ingesta calórica mínima diaria y 70% no sabía ni leer ni escribir. Esa era la Venezuela prepetrolera.

Un amigo me decía que sin economía no hay ideología. Muchos lo han entendido al revés. Este país será ingobernable -al menos que quieran gobernar sobre ruinas- sino lo cambiamos y lo primero qué hay que cambiar es su matriz productiva. Ya basta del qué, debatamos el cómo.

Nelson Villavicencio
@VillaChitty

Agregar Comentario

Click here to post a comment