¿Para qué sirve un salario mínimo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

No tengo la más mínima idea de lo que puede hacerse con el salario mínimo actual, no tengo respuesta, no sé qué decirles. Imagínense ustedes si llegara a faltarle el Clap a los sectores populares.

Publicidad

Sin el Clap, los efectos del salario mínimo serían peores. ¿Para qué sirve un salario mínimo? Para nada. Julio Escalona se refería a eso e hizo una reflexión y nos dejó la preocupación. Nos puso a todos a pensar sobre “los desmoralizadores quebrantos que sufre el pueblo cuando sus salarios permanecen fijos mientras la inflación se dispara sin equilibrio de mercado”.

Y esa otra denuncia que asoma una política monetaria equivocada de un Banco Central en el mundo platónico de las ideas. Y esa falla que afecta a las comunas, porque no pueden desarrollar la inversión, su productividad para el autoabastecimiento. Hay que evitar por todos los medios que las comunas se paralicen o sean postergadas.

En ellas está la mejor respuesta a la crisis y a los que nos bloquean económica y financieramente, a los que nos sancionan y a los que nos traicionan. Esas organizaciones primarias, de la nueva sociedad en perspectiva, del amor de Chávez, son las que van a generar soluciones, motu propio, para el ejercicio del poder popular y la participación y la economía de propiedad social como tránsito al socialismo.

Vivimos en un país envuelto en paradojas y perplejidades en tiempos de crisis y de bloques injustos. Decimos, entonces, que estamos preocupados por el salario mínimo y la incontrolada inflación del día a día porque estas situaciones pueden generar una percepción negativa de solución y hacer que muchos pierdan la serenidad mental, la sensibilidad, el deber social, y provoquen un efecto “descontracturante” que les haga desconfiar o no creer en el socialismo.

¡Mucho cuidado! Cuando vemos todas los jueves que se construyen más viviendas y se entregan a los necesitados, y se mantiene la educación gratuita y se mejoran los servicios de salud para el pueblo, por encima de los obstáculos, no importa el criminal bloqueo y las injustas sanciones, podemos alcanzar las otras soluciones, cueste lo que cueste.

Esta situación de confrontación, de precios que azotan inclementes el salario mínimo, precisan de una solución real, palpable e inmediata, sin equivocaciones, que le dé confianza al pueblo para avanzar y evitar que un salario mínimo no sirva para nada.

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad