Operación rostro

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Que poca falta le hizo Guaidó el país mientras andaba de gira. Qué contradictorio, que quien se asume conductor de una nación se ausente casi un mes, en condiciones políticas adversas para los intereses que representa.

Solo el patrocinio del Gobierno de los Estados Unidos y su entramado diplomático hizo posible que Guaidó se movilizara por Bogotá, la Eurocámara, el Foro Económico Mundial, las casas de gobierno en Londres, Bruselas, París, Ottawa, Quito y Washington. Madrid fue la capital que desafinó, pues al no recibirlo el jefe del Gobierno español, ni el rey, toda la derecha se levantó para protestar y buscar formas de resarcir el agravio, según ellos.

Solo tuvo dos actos significativos con venezolanos en el exterior y ambos posibles gracias a sus aliados de derecha en Madrid y Miami, siendo este último en el que más se le interpeló.

¿Qué novedad les dijo Guaidó a esta gente?, teniendo en cuenta que en Venezuela operan todos los servicios de inteligencia del mundo y disponen de medios para ofrecer análisis a los gobiernos que sirven, de tal manera que su liderazgo tiene claro lo que pasa en nuestro país y de acuerdo a sus intereses y correlación de fuerzas calibran sus acciones.

Concluyo que poco, así que podemos ver esta gira en principio como una distracción que busca reforzar en la opinión pública mundial una versión engañosa de lo que ocurre en Venezuela y para ello sirvieron las empresas de comunicación global.

El periplo de Guaidó no muestra resultados concretos para la oposición, más allá de la reiteración de los apoyos que ya tiene su causa, además de haber subrayado la necesidad de salir de Nicolás Maduro, invocando más sanciones al país, lo que se traduce en precarizar aún más las condiciones de vida de los venezolanos. Es un reconocimiento tácito de que solo debilitando al gobierno desde afuera pueden avanzar. ¿Quiénes anhelan un cambio de gobierno se sentirán animados por los resultados?

Al final no se debe ignorar que hubo reuniones que no se hicieron públicas, sobre todo en los últimos días; allí se acordaron parte de las próximas acciones, así que poco a poco veremos cómo se implementan en el país. El Gobierno de los EUA no renuncia a sus objetivos, solo ajusta su plan y los peones ya tienen las instrucciones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad