Macri y sus “golpes de lengua”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Macri acaba de ser derrotado en elecciones primarias para un nuevo período presidencial en Argentina. Macri es promotor de la oposición venezolana y de la salida por cualquier medio del Presidente Maduro. Macri es una de las cabezas promotoras del “Grupo de Lima”, aliado del bloqueo imperialista y de las amenazas de intervención militar contra Venezuela.

Para Macri lo importante no es el pueblo argentino que ejerció su derecho soberano a escoger y elegir a sus representantes; para Macri y su gobierno lo que importa son los inversores y las inversiones, las empresas y los empresarios. Macri subestima al contrario, igual como lo hace la mismísima oposición venezolana. Pero Macri no sabe perder y utiliza el “chantaje” o la extorsión política para desconocer la voluntad popular, el voto de la mayoría y “patear” la democracia.

Ante la derrota electoral y el desastre económico por el alza continuada del dólar, ese fenómeno de la divisa de cambio que los argentinos llaman “corrida”, Macri no asume su responsabilidad, pero recurre a los “golpes de lengua” para demeritar al pueblo elector y descalificar de antemano a un futuro gobierno que salve a la Argentina de los buitres de la economía y del FMI.

Las declaraciones de Macri golpeando a los electores y diciéndoles “lo que puede pasar” si no votan por él en las elecciones definitivas, encontraron de frente una barrera para rechazarlas. Se trata de una “solicitada” firmada por intelectuales y científicos exigiéndole a Macri respeto a la democracia, que asuma su responsabilidad en la crisis a la que ha llevado a los argentinos y deje de convalidar una “violenta depreciación” de la moneda nacional que “licúa salarios y jubilaciones”. Igual le reprocha la cínica expresión “Lo de hoy muestra lo que puede pasar”, calificándola de extorsión a los electores.

La “solicitada” es una forma de responder el agravio, muy propia de los argentinos. Es una estrategia de defensa de la dignidad humana que se inició a finales del siglo XIX como una especie de instancia ante la opinión pública para que las personas lastimadas por un agravio, ejercieran, fuera de los tribunales, la defensa de su honra o su reputación. En respuesta a los “golpes de lengua” de Macri salió esta “solicitada” para defender la dignidad de un pueblo elector que decidió el pasado domingo cambiar el rumbo equivocado de un gobierno despreciable.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad