Lula libre y Evo derrocado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los tiempos indican que un proceso revolucionario avanza. La victoria de Cuba en la ONU contra el bloqueo impuesto por EEUU; Argentina, derrotando electoralmente las políticas neoliberales impuestas por el FMI. En julio de 2018, López Obrador también derrotó al neoliberalismo. El presidente Evo Morales, reelecto presidente de Bolivia, ha sido derrocado, con la participación de la OEA, manejada por EEUU.

Hay rebeliones populares en Chile, Ecuador, Honduras, Haití… Durante dos décadas ha estado presente la insurgencia del pueblo venezolano que resiste sanciones, bloqueos y otras agresiones. Hay una dimensión espiritual que va trascendiendo las divisiones religiosas. La libertad de Lula impulsará este proceso y la participación de Brasil.

Avanza la defensa de la soberanía, el uso de las riquezas naturales protegiendo la madre tierra, defendiendo la libertad de tomar un camino propio para la construcción de una nueva sociedad. En Venezuela se desarrolla el debate sobre el socialismo y la sociedad comunal.

Trump tenía que cortar este proceso buscando el eslabón más débil: Bolivia. Encontró un movimiento social fascista ocupando regiones y poblaciones claramente contrarias al presidente Evo y unas fuerzas militares y policiales débiles políticamente.

Además, ¿la mayoritaria población partidaria de Evo, aparentemente sin preparación para la resistencia y ante los llamados de Evo para evitar la violencia, no pudo reaccionar y rechazar la violencia fascista? ¿Podrá reorganizarse y enfrentar a los fascistas? Sobre todo los mineros que trabajan con tacos de dinamita en las manos.

El capital transnacional está dispuesto a destruir este proceso a sangre y fuego, pues comprende su carácter expansivo hacia el resto del mundo. Para EEUU hay una particular relación entre el dólar y el narcotráfico. EEUU tiene el monopolio de la distribución de cocaína y opio, lo que determina que los capitales que se generan por esa actividad fluyan hacia bancos estadounidenses, lo que sirve de soporte al dólar.

Es inevitable que la economía de los países soberanos se vaya independizando de los capitales del narcotráfico, lo que reducirá el poder de estos, su impacto sobre la economía mundial y como soporte del dólar. Un duro golpe para EEUU ¿Lo tolerará o irá a la guerra?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×